¿Qué consigue Sony con la compra de MGM?

Empresas

Aunar contenido y hardware y ganar la batalla para la próxima generación de DVD son algunas de las claves de esta compra.

La mayor biblioteca del mundo

La adquisición de los estudios de cine Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) por parte de Sony creará la mayor biblioteca de películas del mundo, con cerca de 7.600 títulos, y encaja en la estrategia global de Sony de crear sinergias entre sus productos de electrónica de consumo y sus películas, música y juegos.

Como informábamos ayer, un grupo liderado por Sony acordó la compra de MGM, unos estudios con 80 años a sus espaldas y propietario de películas tan inolvidables como Rocky, James Bond o La Pantera Rosa, en un acuerdo valorado en 4.850 millones de dólares además de una carga de 2.000 millones de dólares en deudas.

Como ocurre en estos casos de acuerdos milmillonarios y compañías de esta índole, los analistas han procedido a estudiar las repercusiones. En principio, analistas e inversores se preocupan sobre el daño potencial que este acuerdo puede tener sobre las cuentas de Sony, además de poner en duda cuándo y cómo se alcanzarán las sinergias entre las películas y la electrónica. Pero también exponen los razonamientos de esta adquisición.

Kiyoshi Yamanaka, gestor de fondos en la firma T&D Asset Management, ha comentado que la “biblioteca de MGM es muy rica y una fuente de beneficios potenciales para Sony”. A este respecto, la compañía anunció la firma de un acuerdo con la operadora de televisión por cable estadounidense Comcast para ofrecer las películas de Sony y MGM a través de los sistemas de vídeo bajo demanda de Comcast así como en los nuevos canales de cable. Esto significa que Sony será capaz de generar flujos de caja a través de la venta de sus películas y las de MGM en la televisión por cable, además de generar ingresos por la venta de DVDs.

Sony no ofrece un desglose de sus ventas de DVDs, pero la división de música de la compañía alcanzó un beneficio operativo de 318 millones de dólares el anterior año fiscal, sobre ventas de 6.900 millones de dólares.

Sony adquirió Columbia Pictures en 1989 por 3.400 millones de dólares, lo que en su tiempo fue la compra más grande hecha por una compañía japonesa. Aquel acuerdo causó numerosos dolores de cabeza a Sony debido, entre otras cosas, a las pérdidas por enormes presupuestos. Ahora, la compra de MGM podría ayudar a estabilizar los ingresos de la división de películas de Sony.

La guerra de los formatos

Por otra parte, este acuerdo también tiene el poder de hacer avanzar la causa de la compañía en la batalla por establecer un formato denominado Blue-ray como el estándar de la industria para la próxima generación de DVDs. “Uno de los aspectos más importantes de este acuerdo con MGM es que puede ayudar a Sony a predominar en la guerra del formato de DVD”, destacaba Yamanaka.

Sony sabe cuánta importancia tienen los formatos, después de haber perdido la batalla frente a JVC sobre los formatos de vídeo hace más de dos décadas, cuando el VHS de JVS se convirtió en el formato dominante a expensas del Betamax de Sony.

Volviendo al tema del DVD, el consorcio al que pertenece Sony, que apoya, como hemos comentado, el Blue-ray, se enfrenta a otro formato denominado HD DVD, respaldado por la japonesa NEC y otras. Ambas tecnologías utilizan láser de rayo azul, que, con una longitud de onda más corta que la utilizada por el láser rojo en los DVDs tradicionales, puede grabar y leer datos a una mayor densidad, necesaria para las grabaciones de alta definición.

Por otra parte, Sony podría servirse de su gran biblioteca para sacar provecho de la generalización del acceso a Internet de banda ancha en todo el mundo. Y es que, en el momento en que el ancho de banda sea una cosa común en todos los hogares, el reparto de películas online se convertirá en un negocio floreciente.

Sin olvidarnos del negocio de juegos de la compañía, que ahora dispone de más películas sobre las que basar nuevos títulos sin tener que pagar derechos.

No obstante, seguro que nos quedamos cortos en enumerar las posibilidades y repercusiones que este acuerdo tendrá para Sony y para el resto de los usuarios, ávidos buscadores de entretenimiento.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor