¿Y si la Apple TV fuese finalmente más de lo mismo?

Empresas

Los últimos rumores dejan de hablar de una televisión y vuelven a la idea de una set-top box, esta vez con acceso a contenidos por cable.

El problema de haber revolucionado una industria de contenidos, como ya hizo Apple con la de la música, es que las puertas para revolucionar otras se cierran con mil candados. Eso es lo que parece que se está encontrando Cupertino en sus intentos por entrar en la industria de la televisión con su rumoreada Apple TV y lo que habría llevado a la compañía a cambiar de estrategia. Si los productores de contenidos no quieren llegar a un acuerdo, ¿qué tal las operadoras que llevan esos contenidos a las casas?

Eso es lo que aseguraba un artículo publicado esta semana por The Wall Street Journal, en el que se aseguraba que Apple lleva meses en negociaciones con operadoras de televisión por cable para ofrecerles un modelo similar al que tienen, pero algo mejor. En la actualidad, estas operadoras compran las set-top box y se las alquilan a sus clientes. Apple propone ser ellos quienes vendan la set-top box directamente a los usuarios, dejando a las operadoras libres de tener que comprarlas.

El resultado significaría para los usuarios tener que comprar el aparato en lugar de alquilarlo (gastando mucho más dinero de golpe) para, al final, acceder a los mismos contenidos a los que ya accede ahora si es cliente de televisión por cable. Eso sí, la interfaz de la Apple TV promete ser mucho más intuitiva y bonita que las actuales.

¿Qué saca Apple de todo esto?

La siguiente pregunta es la de qué saca Apple de todo esto (porque si lo hace es porque algo saca). El cambio de estrategia de dejar de negociar con los canales y pasar directamente a las operadoras supone para la compañía un pequeño paso atrás pero, si les sale bien, todavía podrían seguir ganando mucho.

Las ventajas para Apple son numerosas, desde poder tener acceso a contenido de televisión en directo por el que los usuarios ya están pagando (saltándose el difícil paso que intentaron antes de obtener las licencias de los canales), hasta el simple hecho de hacerse un hueco en los salones de las casas sin cambiar realmente los hábitos de ver la tele de los usuarios.

Y estar ahí, en el centro del salón, en un momento en el que la televisión está en pleno cambio, será también importante para Apple: su set-top box no ofrecerá solo esos contenidos por cable, sino que además irá añadiendo las apps de los canales y contenidos por internet que vaya logrando. Es decir, estará y servirá para la transición de la televisión de siempre a la del futuro, y sacará tajada aunque esta televisión del futuro no llegue nunca.

En cuanto a la idea de ofrecer una televisión en sí misma y no un set-top box (que ya ofrecen), parece todavía algo lejana, pero tampoco se descarta. La Apple TV podría verse en televisores normales, en dispositivos Apple o en una televisión de Apple. ¿Qué opción ganará?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor