“Hemos trabajado mucho con los profesionales, con los que necesitan comunicarse en el coche”

EmpresasWorkspace
0 0

Parrot AR Drone, Responsible System (PRS), Text Friendly (PTF) o MiniKit Smart son algunos de los temas tratados en esta entrevista con Cristina Sanz, vicepresidenta de marketing y comunicación de Parrot.

1. Minikit Smart y tecnologías de comunicación

A punto de cerrar este 2010 hemos tenido la oportunidad de hablar con Cristina Sanz, vicepresidenta de marketing y comunicación de Parrot, sobre la estrategia de la compañía, el éxito y futuro de su AR Drone, el popular helicóptero que se maneja con el iPhone, los últimos lanzamientos, las tecnologías que se van a incorporar a sus productos y cómo se han recibido en el mercado los productos de diseño de la compañía.

Con un crecimiento de sus resultados del 34%, Parrot sorprendió al mercado hace unos meses con el lanzamiento de su MiniKit Smart, un dispositivo pensado para los smartphones que incorporan sistemas de navegación y que combina, en un mismo producto, soporte para smartphone, manos libres Bluetooth y cargador y que, entre sus ventajas, destaca por ser compatible con todos los modelos de teléfonos avanzados.

La filial española de la compañía ha sido capaz de aportar un 22% a los resultados del grupo, un porcentaje inferior a la aportación del 28% del año pasado. Algo que para Cristina Sanz, vicepresidenta de marketing y comunicación de la compañía, son buenas noticias “porque se ha mantenido el mercado cuando pensábamos que iba a bajar. Haber mantenido el mercado es una noticia excelente”.

Respecto a lo que ha hecho Parrot este año, Cristina Sanz nos cuenta que se ha trabajado mucho con los profesionales, “los que necesitan comunicarse en el coche”. La respuesta de la compañía han sido dos nuevas tecnologías que estarán disponibles en breve: Parrot Responsible System (PRS) y Parrot Text Friendly (PTF), cuyo objetivo es mejorar la comunicación al volante.

“Los profesionales, explica Cristina Sanz, pedían una manera de gestionar sus correos electrónicos si tener que detener el coche o arriesgarse a una multa, y el resultado ha sido PTF”, un software que no sólo es capaz de leer los emails recibidos sino dictar nuestras respuestas. “También empezamos a trabajar en la idea de corresponsabilizar a la persona que llama por teléfono”, dice la ejecutiva de Parrot. Para ello se realizó un piloto con 600 personas y se descubrió que el 60% de las personas colgaban después de escuchar un mensaje que les advertía que la persona a la que se estaba llamando estaba conduciendo, por lo si la llamada no era urgente la dejara para otro momento. “Esto hizo que siguiéramos trabajando en el sistema y decidiéramos ofrecerlo de manera gratuita a todos los carkit de Parrot”, explica Cristina, que también recuerda que uno de los objetivos de Parrot es mejorar todos sus productos mediante software, pues no en vano cuentan con 150 ingenieros.

Sobre la posibilidad de que veamos el software de la compañía, concretamente ese Parrot Responsible System, en otros productos de la competencia, Cristina Sanz responde categóricamente que se trata de desarrollar software para nuestros productos y que “no es nuestra estrategia trabajar para otros”.

Si bien los manos libres han sido y son un gran negocio, la integración de cada vez más funciones de serie en los nuevos modelos de coches hace que pueda peligrar este mercado, y aunque éste parece ser un futuro aún lejano, Parrot trabaja para hacerse su propio hueco. La compañía ha firmado no hace mucho un acuerdo con todo el grupo Volkswagen y potencia sus relaciones con los integradores. “Trabajamos con Alpine, Pioneer, etc., y todos los grandes constructores de automóviles utilizan el chip manos libres de Parrot. El negocio de OEM ha pasado de ser un 10% en 2007 a ser un 15% el año pasado. Hemos firmado ahora con el Grupo Volkswagen, pero además nos quedan todos los coches que actualmente están sin equipar, que son millones”, dice Cristina Sanz, que concluye asegurando que “el mercado es gigantesco”.

Además de los coches, las motos son otro mercado, aunque “no vamos a lanzar más, sino que mejoraremos lo que hay”.

2. AR Drone y Realidad Aumentada

Uno de los últimos proyectos de Parrot ha sido su AR-Drone, algo que ha revolucionado el mercado de entretenimiento y ha encandilado a los usuarios del iPhone de Apple. Cristina Sanz nos cuenta que surge como un proyecto personal del presidente y fundador de la compañía, Henri Seydoux , “que siempre quiso hacer algo que volara. Combinó su sueño con la fuerza que tiene Parrot de ser especialista en sistemas inalámbricos”. Parrot AR Drone incorpora el mismo procesador que llevan los carkits de la compañía y en lo que se trabajó fue en cómo aplicar de manera diferente la tecnología de Parrot. “Empezamos con un ordenador y un módulo que se conectaba al AR Drone, pero lo que quieres hacer con el helicóptero es llevártelo al campo, a espacios abiertos, y con un ordenador era más complicado. En aquel momento el único dispositivo con tecnología WiFi Adhoc era el iPhone y por eso empezamos a trabajar para el iPhone”, recuerda la ejecutiva de Parrot, que también reconoce que el desarrollo del App Store de Apple facilita “muchísimo” el desarrollo de actualizaciones, “porque el AR Drone mejora constantemente”.

Ya que es la tecnología WiFi Adhoc la que permite utilizar WiFi para conectar dos dispositivos directamente entre sí , y que esto es lo que necesita el Parrot AR Drone para funcionar, es fácil deducir que cuando esta característica llegue a otras plataformas el helicóptero de Parrot se extenderá más allá del iPhone, algo que nos confirma Cristina Sanz. “Si la PSP integrara WiFi Adhoc y alguien desarrollara un juego para esta plataforma el AR Drone funcionará”, responde Cristina cuando le preguntamos hasta dónde podría extenderse el AR Drone. El pasado mes de enero Parrot lanzó un SDK para desarrolladores, abierto, para que cualquiera pueda crear contenido para el AR Drone y actualmente hay cuatro aplicaciones en la App Store.

Sobre las ventas del AR Drone, Parrot se ha visto desbordado. “Nosotros pensábamos que íbamos a vender mucho, pero se han superado bastante las expectativas. En Estados Unidos ya nos lo imaginábamos, pero también ha funcionado muy bien en Francia”, comenta Cristina. Sobre si se está trabajando en otro AR Drone Cristina sólo confirma que se está trabajando en cosas nuevas, sin confirmar, ni desmentir, si “vuelan o ruedan”.

La realidad aumentada en un concepto en el que algunas compañías están trabajando desde hace algún tiempo, y Parrot es una de ellas. Se basa en tomar la realidad e incorporarle elementos virtuales, de forma que se “aumente” esa realidad. Cristina Sanz nos cuenta que la compañía quería un videojuego con realidad aumentada en el que hubiera monstruos o que te permitiera luchar con otro Drone que realmente no existe, de manera que puedan ampliarse las opciones del helicóptero y convertirlo en un elemento de juego que sirva para algo más que para volar. “Yo creo que la parte de juego virtual es una segunda fase después del control de vuelo”, asegura la ejecutiva de Parrot.

3. Redes Sociales y diseño

Respecto al uso de redes sociales, Parrot es una compañía que tiene clara su importancia, con más de 25.000 seguidores en Facebook y el proyecto de crear una plataforma bautizada como The Pilot Academy detrás de la cual habrá una comunidad de usuario aportando vídeos sobre Drone, pistas, trucos, foros, etc.

Pero junto con esa nueva unidad de entretenimiento, las redes sociales, los juegos, realidad aumentada, etc., hay que seguir trabajando en lo que ya se tiene, en la automoción, “el core business de la compañía”, y en el diseño, un apartado en el que Parrot ha invertido mucho dinero “y que además le ha dado la vuelta a la marca y nos ha puesto en otra dimensión”.

Sobre el tema del diseño, en el que se estrenaron con un marco digital firmado por André Putman, Cristina nos explica que el proceso es largo. “A todos les encanta el concepto porque es muy difícil que te den libertad para interpretar el producto. Trabajamos con el diseñador desde cero, ni siquiera se le impone la forma física. Si quiere un tubo y los ingenieros tienen que encontrar  un procesador que se ajuste a ese diseño tienen que buscarse las vueltas, y eso es lo que encuentran muy interesantes los diseñadores, poder proponer lo que sea y que no te den ideas preconcebidas. La idea es ‘creamos aquí y creamos juntos’ y ese concepto les interesa. No éramos conscientes de que era tan apasionante, tan positivo para ellos”.

En el tema del diseño el futuro también permanece a oscuras y por más que preguntamos Cristina sólo nos cuenta que van a lanzar un nuevo producto de la Disegne Collection el año que viene, para el CES de Las Vegas, “del que no puedo hablarte aún”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor