1 de cada 4 españoles ya está dispuesto a pagar con el móvil

MarketingPagos electrónicos

Seguridad, cuestiones técnicas y falta de beneficios comerciales, principales causas de reticencia entre los españoles que aún no pagan con el móvil.

Con más de un 90% de penetración de smartphones, la disponibilidad de este dispositivo para comprar es algo cotidiano, aunque de momento los españoles se muestran un tanto remisos a la compra móvil. Según el último informe Economía móvil de la consultora Nielsen, sólo una cuarta parte de los españoles (el 24%) está totalmente dispuesto a comprar ya con su móvil.

Esto es así por diversos factores. El principal freno es la seguridad, mencionado por la mitad de los usuarios. Además, un 44% afirma simplemente que no hay necesidad de pagar sus compras con el móvil cuando puede hacerlo de forma convencional. En cambio, y en menor medida, son cuestiones técnicas las que frenan el pago con el smartphone, pues apenas uno de cada 10 encuestados se muestra reticente porque la pantalla es demasiado pequeña o porque no dispone de funciones de pago.

Precisamente, de cara a la adopción del móvil como dispositivo de pago, un 45% afirma que para ello debe mejorar la seguridad, mientras que casi cuatro de cada 10 encuestados reclaman beneficios comerciales, como mayores ofertas y descuentos en productos y servicios.

Por otro lado, aquellos que ya están convencidos sobre el pago mediante móvil valoran la comodidad, pues evita tener que cargar con muchas tarjetas y/o dinero en efectivo en la cartera, tal y como afirma uno de cada tres consultados. Además, un 25% considera que es más rápido que las tradicionales tarjetas y efectivo; mientras que un porcentaje parecido piensa que es una mejora en términos de rapidez y control de su economía, ya que con una simple aplicación se puede conocer con precisión lo que uno gasta.

Según el director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez, “los españoles seguimos en ese punto donde utilizamos más nuestros móviles para consultar que para comprar, prácticamente el doble entre una y otra acción. Así pues, el consumidor utiliza este dispositivo para buscar información del producto cuando compra, para tomar mejores decisiones de compra y para comparar precios, pero es cuestión de tiempo que el móvil sea nuestra próxima tarjeta, nuestro próximo dinero, especialmente cuando en España nueve de cada diez personas tienen un smartphone, por lo que ya estamos preparados para dar este salto”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor