175.000 kilos de móviles reciclados en España desde 2001

Movilidad

La Comisión Europea propone soluciones innovadoras a problemas medioambientales que contribuyan a la protección de la naturaleza.

La iniciativa Tragamóvil, puesta en marcha en enero de 2001 como experiencia piloto y pionera en España bajo el lema “No me tires. Recíclame”, ha recogido y tratado 175.000 kilos de residuos procedentes de móviles y sus complementos (baterías, cargadores y accesorios), según datos de la asociación que coordina el proyecto.

La campaña fue desarrollada por la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (Asimelec) y ya ha habilitado puntos de recogida en centros de asistencia técnica de toda España en los que entre enero y septiembre de 2004 se han recogido más de 53.000 kilos de residuos de telefonía móvil.

Según datos de la asociación, aportados por la delegada provincial de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía en Málaga, María Gámez, son “millones de terminales en desuso” los que se acumulan en las casas debido al hábito de los ciudadanos de cambiar de móvil cada dos años, así como a las averías y a que se quedan obsoletos.

La asociación considera que el coste de reciclar cada móvil es de 0,09 euros y que se puede aprovechar el 90 por ciento de sus componentes.

La Delegación de Innovación de la Junta se ha sumado a esta iniciativa, pionera en la administración pública, y ha sido habilitada como punto de recogida por Asimelec, con lo que se pretende “demostrar que no sólo aboga por el uso de las tecnologías, sino que además promueve un uso responsable de las mismas”.

La iniciativa ha conseguido cofinanciación de la Comisión Europea a través de su programa Life-Medio Ambiente, instrumento financiero que permite el desarrollo de proyectos piloto que proponen “soluciones innovadoras” a problemas medioambientales que contribuyan a la protección de la naturaleza.

Este proyecto cumple con el compromiso medioambiental adquirido por las empresas fabricantes de teléfonos móviles y “se adelanta a la normativa europea”, pues la Comisión ha aprobado una directiva que exigirá a los fabricantes de productos eléctricos su recogida y reciclaje, que “en breve será de obligado cumplimiento”.

En el caso de Tragamóvil, el coste de la campaña la sufragan ocho fabricantes, Nokia, Philips, NEC, Panasonic, Sharp, Samsung, Siemens y Mitsubishi, y colaboran también los operadores, que ponen a disposición de los ciudadanos sus centros de asistencia técnica para la entrega de teléfonos en desuso.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor