30 años de Come-Cocos

Empresas

Cómo pasa el tiempo cuando te diviertes.

Y mira que nos hemos divertido con el Come-Cocos, el famoso Pac-Man, que este fin de semana cumple ya treinta añazos, el tío. Una efeméride que ha querido celebrar la propia Google insertando durante estos días en el logotipo de su buscador una versión jugable simplemente con apretar (donde si no) el botón mítico de “INSERT COIN“. ¿Deseas saber más?

Interminables horas de juego, primero en las consolas de los salones de recreativas, que eso sí que era una red social y no el Facebook, posteriormente en las primeras consolas domésticas, pasando por los ordenadores personales hasta llegar en nuestros días a los móviles y demás dispositivos electrónicos personales portátiles que nos acompañan a sol y a sombra. La imaginación es el límite, y si no que se lo digan al que se ha construido su propia recreativa con piezas de Lego. Eso es aunar aficiones.

Un videojuego tan sencillo como adictivo y además inocente, no como esos juegos de ahora con tanta violencia y que tanto preocupan a los padres que temen que sus hijos en el futuro repliquen los mismos comportamientos sangrientos de los personajes y se líen a mamporros o tiros con sus semejantes.

Como si por haber jugado muchas horas al Come-Cocos de pequeño ahora los jóvenes fueran a pasar las noches recorriendo estancias oscuras con música electrónica de fondo, destellos de colores, persiguiendo fantasmas y comiendo pastillas que les alteran el ánimo. Bueno, ahora que lo pienso… ─Antonio Rentero [Google / BigBenBricks]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor