6 consejos de networking para emprendedores introvertidos

Empresas

¿Es posible conseguir una buena red de contactos siendo una persona introvertida? Tan solo hay que dar un paso y salir de la zona de confort.

Sabes perfectamente que es tu mejor oportunidad. Los contactos son algo clave en el mundo del emprendimiento y las startups, deberías cultivar los que ya tienes (nunca sabes quién va a conocer a quién) y, lo peor y más importante, ampliar esa red. Hacer networking, esa actividad amada y natural para los extravertidos y temida para cualquier introvertido. Una habitación llena de gente en la que casi no conoces a nadie. Tener que dar el paso e iniciar una conversación con un desconocido. ¿Ya estás sudando?

Tenemos buenas noticias: hacer networking es mucho más fácil de lo que parece, incluso para los que no tenemos esa facilidad natural para ampliar nuestro círculo de contactos solo con entrar en una habitación. Solo hay que adaptar la actividad a nuestra personalidad -intentar ser lo que no se es hará que acabes agotado y posiblemente más nervioso- y aceptar que salir de nuestra zona de confort de vez en cuando es positivo. Aquí van 6 consejos de networking para emprendedores introvertidos:

1. Planea el evento. Si la oportunidad de networking es previsible (normalmente lo son), en algún tipo de evento del sector, intenta planearlo. Mira quién va a estar, quién es posible que vaya a ir y con quién te interesaría hablar. Piensa ya en cómo romper el hielo, en la forma de acercarse a esa persona. Si te informas sobre ella antes te será más fácil, al saber más o menos qué esperar de ella.

2. Ofrece tus oídos. La mayoría de los introvertidos son gente observadora y buenas a la hora de escuchar a otras personas. Aprovéchate de esta cualidad cuando llegue la hora de hacer networking: ten en cuenta que a mucha gente le encanta hablar de sí misma, así que muestra interés sobre lo que hacen y hazles preguntas. Eso sí, asegúrate de compartir también algo sobre ti, si no parecerá que estás haciendo un interrogatorio.

3. Céntrate en la calidad, no en la cantidad. Sabes perfectamente que no vas a llegar al evento y ser el alma de la fiesta, hablando con todo el mundo. Piensa que, además, el objetivo no es ese: es mucho mejor tener un par de conversaciones más profundas con personas que realmente te interesan (por sí mismas o por la gente a la que conocen) que 20 intercambios de tarjetas que nunca pasarán de una relación superficial.

4. Profundiza. Además de centrate en tener conversaciones más interesantes con menos gente, asegúrate de que esos nuevos contactos que tanto te ha costado hacer no desaparecen. Contacta con ellos poco después: email, redes sociales, etc. Propón incluso una reunión si llegasteis a hablar de algo serio de negocios.

5. Vuélcate en el mundo online. Seguramente ya seas bueno en esto: en persona te cuesta más, especialmente si estás con mucha gente, pero en Internet todo te resulta más fácil. Aprovéchate: entra en comunidades de gente del sector, interactúa en Twitter, etc. Crearás relaciones que puede que te sean útiles en el futuro, y que además prepararán el terreno para un encuentro menos incómodo cuando tengáis que veros en persona.

6. Ve poco a poco. Es muy importante ser realista y aceptar cada pequeño paso adelante como un triunfo. No te compares con extravertidos que salen de un evento con cientos de tarjetas y promesas de reuniones, sino contigo mismo. Ten en cuenta que estás siguiendo una estrategia a largo plazo, que acabará en relaciones mucho más fuertes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor