6 consejos para aumentar la productividad de tu startup

Empresas

¿Está el equipo de tu startup utilizando las horas de trabajo bien o se está perdiendo el tiempo?

¿Cómo funciona tu startup? ¿Tienes la sensación de que os faltan horas en el día? Podría ser porque la carga de trabajo es efectivamente alta (en una startup siempre lo es), pero también porque no se está gestionando bien el tiempo, ese bien tan preciado y que se malgasta con demasiada frecuencia. ¿Está todo el equipo haciendo lo que debe hacer o pasando las horas en temas menos importantes?

Todos contamos con días con el mismo número de horas, la diferencia está en cómo se invierte ese tiempo. Cuánto se tarda en hacer cada tarea y, sobre todo, si se podría hacer más rápido sin que la calidad se vea afectada. Si no fuera porque todos somos productivos a veces y procrastinadores en otras ocasiones, creeríamos que la productividad no existe. Pero existe y, si bien muchas veces es difícil de encontrar, siempre es posible crear un entorno que invite a ella. Estos son 6 consejos para aumentar la productividad de tu startup:

1. Evita las conversaciones por email. A no ser que sean para resolver algo que quedará listo y claro con un par de intercambios, los hilos largos de correos electrónicos en los que participan demasiadas personas al final son solo una pérdida de tiempo. Si es algo que se puede resolver rápido, fija una reunión. Si no, selecciona a algún miembro del equipo para que se ocupe de casi todo y llegue con una solución. A veces es posible simplemente solucionarlo por email: que el inicial tenga muy claros los puntos que deben ser solucionados.

2. Optimiza las reuniones. Las reuniones son muchas veces una de las principales formas de perder el tiempo en una empresa. No obstante, es posible hacer que sean productivas: mantenlas cortas (unos 30 minutos) y al grano, asegurándose de que todo el mundo tiene claro de qué se va a hablar y saliendo de ellas con una lista de tareas y responsables -o una decisión final.

3. Asegúrate de que el equipo sabe priorizar tareas. En una startup hay siempre cosas que hacer, pero intentar hacerlas todas sin un orden claro es un gran error. Hay tareas más importantes que otras, que deberían ser las que se hacen antes.

4. Reparte las tareas de forma clara. ¿Está claro quién tiene que hacer qué dentro de tu startup? Muchas veces los problemas llegan por una falta de organización: dos personas haciendo lo mismo, alguien dedicándose a algo poco importante por no saber bien cuál es su función, etc. Asegúrate de que todo el mundo tiene claro qué hacer en cada momento.

5. Sé honesto. Mantener una cultura de la honestidad es muy importante para que los miembros de la startup se sientan valorados, motivados y, por lo tanto, sean más productivos. ¿Qué significa ser honesto? Mantener un espíritu de crítica constructiva -y autocrítica también-, no ocultar las cosas que van mal, pero tampoco olvidar mencionar cuando se ha hecho un buen trabajo.

6. Haz que tus empleados sean felices. No por repetirse demasiado es menos cierto: un empleado feliz es un empleado productivo. Alguien que esté contento en su puesto de trabajo, que se sienta valorado, que vea que lo que hace sirve para algo, y que se sienta a gusto con la cultura de la startup y el resto del equipo, alguien así trabajará más contento y perderá menos el tiempo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor