6 consejos para conciliar trabajo y vida personal en una startup

Empresas

¿Es posible encontrar el equilibrio entre trabajo y vida personal cuando se tiene una startup? No es fácil, pero es necesario.

Lanzar una startup o unirse al equipo de una significa una cosa: tendrás que dedicarle mucho, muchísimo tiempo. Trabajar en una startup requiere robarle muchas horas al día y es importante saberlo antes de lanzarse a la aventura, pero también es cierto que lo peor que se puede hacer es obsesionarse y dejar el resto de lado. Pasar tiempo con la familia o con amigos es muy importante para cuidar las relaciones, desconectar, y ser capaz de estar más contento y relajado cuando trabajas. Esto ayudará a un trabajo más productivo, creativo y a tomar mejores decisiones. Pero ¿cómo hacerlo? Estos son 6 consejos para conciliar trabajo y vida personal en una startup:

1. Aprende a priorizar. Es muy importante tener claro que, por muchas horas de trabajo que necesite tu startup, tu familia y amigos también te necesitan (y, sobre todo, tú a ellos). Intenta poner las cosas en perspectiva y priorizar tus tareas: muchas veces se pierde un tiempo muy valioso en temas de trabajo que ni siquiera son claves para la startup. Aprender a priorizar y a organizarse durante las horas de trabajo ayuda a tener jornadas más productivas que dejan más tiempo libre para dedicarte a tu vida personal.

2. Reserva tiempo para familia y amigos, y cumple esa agenda. Igual que en tu agenda tienes marcadas reuniones o tiempo reservado para dedicarte a determinado tema, reserva momentos para dedicarte a tu familia o a tus amigos. Apúntalo en la agenda y reorganiza la jornada laboral sabiendo que tienes esa cita con tu vida personal, tan sagrada como la reunión más importante. Ten en cuenta también que muchas veces de este tiempo de desconexión surgen las mejores ideas.

3. La vida personal no entra en el trabajo, y viceversa. Una de las claves para que la conciliación entre vida personal y laboral en una startup funcione es dedicarse siempre al 150% a la tarea que se tiene entre manos, sin interferencias llegadas desde el otro “mundo”. No atiendas a cuestiones personales durante el tiempo de trabajo y ofrécele el mismo respeto a tu vida personal: olvídate del trabajo mientras estás con tu familia o amigos.

4. Aprende a delegar. Si estás leyendo todo esto y pensando que sí, que es todo muy bonito, pero que te resulta imposible trabajar durante menos horas y dedicarle tiempo a tu familia, una solución es la delegación. ¿De verdad todo lo que haces es imprescindible que lo hagas tú? Céntrate en formar un equipo en el que puedas confiar y que te permita delegar tareas, dejando tu día algo más libre y menos estresante.

5. Externaliza. Otra opción, si el equipo de tu startup todavía no es muy grande, es externalizar. Detecta qué temas te llevan más tiempo y podrían ser resueltos por alguien externo a la empresa y, si te lo puedes permitir, no dudes en realizar esa inversión. A cambio, ganarás tiempo para dedicarte mejor a otras tareas laborales y poder también estar más presente en tu vida personal.

6. No olvides las vacaciones. El tema de las vacaciones es siempre muy delicado en el mundo de los emprendedores: ¿es posible tomarse unos días o semanas libres? ¿deberías hacerlo? No siempre es fácil, pero aunque solo sea un fin de semana largo lejos de todo, sin mirar el ordenador y dedicándote solo a familia o amigos es necesario. Está más que comprobado que el cerebro necesita descansar y respirar para lograr ser productivo y, sobre todo, creativo, así que si sientes remordimientos por no estar trabajando en vacaciones piensa en que en realidad estás haciendo un pequeño formateo cerebral que hará que rindas mejor a la vuelta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor