6 consejos para contratar un becario para tu startup

Empresas

Un becario bien escogido puede ayudar mucho a una startup. Pero ¿cómo dar con él y no acabar con el más desastroso del mercado?

Si estás pensando en ampliar el equipo de tu startup es posible que te estés planteando también contratar a algún becario. Si bien a priori ofrece una ventaja importante desde el punto de vista económico (cobra menos o incluso es posible que su salario esté pagado por algún organismo), si el proceso de contratación no se hace bien podría salir el tiro por la culata.

Tener a alguien en la startup a quien haya que prestar atención de forma constante es poco práctico, y podría hasta resultar en una pérdida de dinero si comete errores que hay que corregir. Claro que tampoco quieres tener a un becario solo para que haga el café… ¿qué hacer? Aquí van seis consejos para contratar al becario perfecto para tu startup:

1. Diseña su puesto de trabajo. Es lo primero que debes hacer, tener muy claro cuáles serán sus tareas. En muchos casos estas vendrán definidas por su perfil particular, pero es importante tener claro antes de lanzarse a su contratación si de verdad hay trabajo para ese nuevo becario (y si debe ser un becario y no un empleado normal).

2. Búscalo en universidades. ¿Dónde encontrar al becario perfecto? Si bien lo mejor es publicar la oferta en muchos sitios e incluso acudir a tu red de contactos para preguntar si conocen a alguien, es muy probable que al final esa persona salga de la universidad. Ponte en contacto con las escuelas y facultades relacionadas para que se publique la oferta en su tablón de anuncios o en bolsas de trabajo que puedan tener.

3. Haz un proceso de selección minucioso. Cuando empieces a recibir currículums y respuestas a tu oferta empieza lo serio. Haz una primera selección a través del currículum u otra información que te hayan dado y te atraiga, y pasa a una pequeña entrevista telefónica. A los que te gusten, encárgales un pequeño proyecto, una minitarea ejemplo de algo que tendrían que hacer en la startup. Así podrás ver cómo trabajan y cómo encajan. Los que pasen esa prueba serán los que lleguen a la entrevista personal.

4. Ten en cuenta su personalidad. En un becario para una startup no se busca tanto la experiencia (claro) o sus conocimientos, como su potencial y su personalidad. Busca a alguien curioso e inquieto, que aprenda rápido y que veas que pueda ser independiente rápidamente. Y, sobre todo, fíjate en que encaje en la cultura de la startup. Sería una pena que el ambiente se estropease por culpa de un becario mal elegido.

5. Ofrece un salario. Es cierto que como startup muchas veces los recursos económicos son escasos, pero intenta ofrecer a tu becario un salario, por pequeño que sea. Trabajará más contento, se tomará más en serio el trabajo y será menos posible que te abandone si le sale una oportunidad mejor.

6. Asegúrate de poder darle algo a cambio. ¿Por qué trabaja un becario por menos dinero o incluso gratis? Porque, en teoría, está aprendiendo. Asegúrate por lo tanto de que tu becario va a salir de la experiencia en tu startup con una experiencia valiosa y habiendo aprendido. Para eso es necesario que haya alguien encargado de guiarlo más o menos, de responder a sus dudas, pero también que tenga la oportunidad de hacer cosas solo como si fuese un trabajador más. Si hay eventos o jornadas de formación que le pueden interesar, intenta que vaya. ¡Te lo agradecerá!

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor