6 consejos para que los cambios en tu startup no afecten a tu equipo

Empresas

Los cambios pueden hacer que tu equipo se sienta inseguro, incómodo y, por lo tanto, trabaje peor. Pero se puede evitar.

El cambio es parte de la vida. Aunque tendemos a aferrarnos a una continuidad y unas rutinas, a la ficción de que en realidad todo sigue siempre igual, lo cierto es que esto no es nunca así. Todo cambia de forma continua y debemos adaptarnos, algo que es incluso más cierto en el mundo de las startups. Cambios de organización, liderazgo o incluso de dirección son totalmente normales, pero si no se realizan de forma cuidadosa pueden acabar afectando a la productividad de tu equipo.

¿Cómo hacer que se mantengan activos y centrados en un clima de cambio e incertidumbre? Hay dos palabras clave: liderazgo y comunicación. Tener a un equipo que se mantiene eficaz y llevando la startup por el buen camino pasa por no tenerlo nunca en la oscuridad de lo que está pasando. Estos son seis consejos para que los cambios en tu startup no afecten a tu equipo:

  1. Ten un plan. No habría ni que decirlo, pero todo cambio debería realizarse de forma muy pensada y planeada, intentando que haya el menor número de imprevistos posible. En este plan debes incluir la comunicación y ejecución interna del cambio.
  2. Comunica con tiempo. Comunicar no es aparecer un día y anunciar que al día siguiente todo será distinto. En el momento en el que los cambios empiecen a estar claros, ten una reunión con tu equipo para contarles qué es lo que se está tramando. Las cosas al final se saben, y no hay nada peor que estar en una empresa y sentir que se están planeando cambios sin que estos se comuniquen.
  3. Dirige a tu equipo en el cambio. Parece evidente, pero es muy fácil dar por hecho que todo el equipo entiende bien tus directrices y que no sea así. Asegúrate de que está todo claro y no tengas miedo a repetirte.
  4. Protege a tu equipo. El cambio siempre trae incertidumbre, por lo que es normal que tus empleados se sientan algo inseguros durante el proceso de cambio. Para evitarlo, es importante que entiendan el porqué del cambio y qué significará para ellos. Mantente siempre disponible para resolver dudas.
  5. Reparte tareas. ¿Sabe todo el mundo qué debe hacer? Si cambia la organización de la empresa o incluso el objetivo por el que se trabaja, es fácil que algunos empleados se sientan algo perdidos. Esfuérzate especialmente en el reparto de tareas y responsabilidades.
  6. Explica, explica, explica. ¿Qué significa el cambio? ¿En qué consiste? ¿Por qué es necesario? ¿Cuál es su objetivo? Para volver a tener a tu equipo trabajando en la misma dirección es clave que todo el mundo sepa cuál es esa dirección y por qué os dirigimos a ella.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor