6 consejos para que tu startup consiga la confianza de los consumidores

Empresas
Confianza

Conseguir los primeros clientes no es fácil, ¿cómo ganarse su confianza cuando no tienes nada que te respalde?

Empezar una startup está lleno de retos, pero quizá uno de los más importantes sea el de conseguir que tus (futuros) clientes confíen en ti. En un mundo en el que ya todos los consumidores tienen por costumbre buscar en Google las marcas, empresas, o servicios que van a consumir antes de comprar, ¿qué pasa cuando no encuentran opiniones de clientes que ya lo hayan probado? La mayoría buscarán a alguien que haga algo similar y tenga más experiencia, por lo que acabarán en la competencia.

Pero siempre hay usuarios dispuestos a ser esos conejillos de indias, los primeros en probar el servicio o producto, en confiar en que su dinero será utilizado para lo que se promete. ¿Cómo captar a estos primeros clientes? ¿Cómo conseguir que decidan confiar en tu startup y no acabar en la competencia? Estos son 6 consejos para lograr ganarse la confianza de los primeros consumidores:

1. Ten una buena web. Cuando el futuro cliente te busque en Google para encontrar información sobre ti, llegará a tu página web. Asegúrate de que esta tenga un diseño profesional y atractivo, que sea fácil de navegar y que permita encontrar de forma sencilla toda la información que el usuario busca. Si además tienes un blog que mantienes actualizado y en el que compartes contenido relevante y de calidad, será mucho más fácil lograr que confíen en ti.

2. Sé claro y transparente en tu comunicación. La comunicación es siempre clave para cualquier empresa, pero esta se vuelve determinante cuando hablamos de una startup que está dando sus primeros pasos y captando a sus primeros clientes. Si no pueden encontrar referencias sobre ti en Internet, asegúrate por lo menos de que en tu web lo dejas todo muy claro: cómo es el proceso de compra, qué pasará luego, cómo funcionan las devoluciones, cuál es la política de privacidad, etc. Evita la letra pequeña: que ningún cliente encuentre nada inesperado que no haya sido bien explicado antes durante su proceso de compra.

3. Haz que el contacto sea fácil… ¡y contesta! Proporciona siempre en un lugar visible de la web o redes sociales una forma directa de ponerse en contacto con vosotros, ya sea vía email o teléfono. ¡Y proporciona feedback! Nada es más frustrante que escribir sin esperanza al clásico correo info e imaginarse el mail perdido en una bandeja de entrada a rebosar que nadie comprueba nunca. Asegúrate de que todas las cuentas de correo que hagas públicas sean comprobadas de forma diaria.

4. Escucha a los consumidores. Además de proporcionar feedback, pregunta y escucha qué es lo que dicen los primeros consumidores, qué preguntan los usuarios que están pensando en comprar, etc. Saber qué es lo que buscan tus clientes objetivo cuando todavía estás empezando te ayudará a ir moldeando y mejorando tu producto y servicio, lo que hará que también vayas ganándote su confianza.

5. Ten una presencia fuerte en redes sociales. Más comunicación, sí. Además de la web, tendrás que estar en redes sociales y ser activo. El feedback va también por aquí, además de ser una vía perfecta para saber quiénes son tus consumidores, comunicarte con ellos de forma más personal e ir poco a poco haciendo ruido. Si se ve quién está detrás de la startup, además, es más posible que se confíe en ella.

6. Ofrece una prueba gratuita… sin pedir la tarjeta de crédito. Estás empezando, tienes un producto o servicio que crees que cambiará vidas, que es perfecto… pero nadie quiere ser el primero. Si te encuentras en ese momento, plantéate ofrecer una prueba gratuita a quien quiera si es posible en tu modelo de negocio. Y el truco de pedir la tarjeta de crédito prometiendo no cargar nada en ella (hasta pasado un mes) no funciona cuando estás empezando. Puede hacerlo Amazon, pero tú todavía no tienes esa confianza.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor