6 consejos para que tu startup sobreviva a su primer año

Empresas

Muchas startups no llegan a soplar su primera velita. Siguiendo algunos consejos tendrás más posibilidades de supervivencia.

Por fin lo has decidido. Tras meses (años, incluso) pensando y valorando, has llegado a la conclusión de que tu idea es lo suficientemente buena, de que los consumidores necesitan tu producto, de que realmente hay un nicho de mercado para ti. Y te has puesto a montar una startup. Ahora que has dado esos primeros pasos burocráticos, que has conseguido a un equipo capaz de llevar la idea al éxito, viene lo duro. Nadie dijo que fuera a ser fácil.

El primer año de una startup es siempre difícil y son muchas las que se quedan en el camino. Una mala planificación, no haber estudiado el mercado lo suficiente o, simplemente, la mala suerte, hacen que la muchas startups no lleguen nunca a cumplir un año. ¿Cómo hacer que no te pase a ti? Seguir estos 6 consejos de supervivencia te dará más posibilidades en el salvaje universo de las startups.

1. Estudia el mercado, habla con todo el mundo. Intenta evitar errores se salida haciendo un estudio exhaustivo del mercado y de cómo encaja tu idea en él. Y aprovecha cada oportunidad para conseguir feedback: habla con tus consumidores objetivo, pero también con gente que nunca creerías que te necesitaría. Pídeles su opinión, si lo comprarían o no, por qué, cómo lo mejorarían. Todo esto te ayudará a diseñar un producto más ajustado a los deseos de tus futuros clientes.

2. Ajusta tus gastos. Esto es clave. Al principio te tentará y mucho invertir en lo mejor de lo mejor, por eso de empezar con buen pie, pero ten en cuenta también que no te servirá de nada si en cinco meses estás en números rojos. Evita todo gasto innecesario (hay muchos en el mundo de las startups) porque tu objetivo es sobrevivir. Ya montarás la oficina más cool del mundo cuando el dinero empiece a fluir hacia y no desde ti.

3. Planifica hacia el largo plazo. Roma no se construyó en un día, y lo mismo sirve para tu startup. Ni en un día, ni en un año. No esperes tener beneficios ya pasados los primeros doce meses. Muchas startups mueren al hacer un plan de negocio demasiado optimista que espera resultados a corto plazo. Si tienes plan B para seguir sobreviviendo un segundo año sin ingresos, mejor que mejor.

4. No esperes hacerlo todo bien. Este consejo va unido al anterior. Además de planear pensando en el largo plazo, deberías planear teniendo siempre en cuenta las cosas que podrían salir mal, en caso de que Murphy decida pasarse por tu empresa. Muchas startups mueren cuando llega el primer imprevisto. No dejes que eso le pase a la tuya haciendo que los imprevistos, directamente, no existan.

5. Ocúpate del marketing. Tener un plan de marketing es imprescindible. Muchas startups cometen el error de centrarse en pulir y mejorar su producto o servicio, olvidándose de hacer que el mundo exterior sepa de su existencia. Ten siempre a alguien que se ocupe del marketing en tu equipo, y recuerda que se pueden hacer campañas muy efectivas sin gastar mucho dinero. La creatividad es clave.

6. Analiza y mide resultados. Saber en todo momento qué tal le está yendo a tu startup, conocer su evolución y relacionarla con determinadas acciones es clave para detectar errores a tiempo o centrarse en lo que funciona. El primer año es también el de la experimientación, así que no dudes en hacer un cambio radical si ves que el camino actual no te va a llevar a ninguna parte.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor