5 consejos para ser productivo en un viaje de negocios

Empresas

Viajar por trabajo suele hacer que nuestra productividad se descontrole un poco, pero es posible mantenerla a niveles aceptables.

Los viajes de negocios son algo cada vez más habitual, especialmente en empresas o startups tecnológicas. Se trata de una salida de la rutina que puede que agradezcas en algún momento, pero que en muchas otras ocasiones te resultará molesta: es imposible lograr trabajar tanto cuando se está de viaje como cuando sigues en la oficina, por lo que tendrás la sensación de que pierdes el tiempo.

¿Significa esto que cualquier viaje de negocios va a ser una pérdida total de productividad? Por supuesto que no: si te organizas bien, puedes lograr trabajar casi con el mismo rendimiento que si estuvieses en tu lugar habitual. Se trata simplemente de tener claras algunas cosas, no desesperarse si notas que te afecta el cambio de escenario, y saber que el viaje en sí es parte de tu trabajo y negocio, por lo que siempre servirá para algo. Estos son algunos consejos:

  1. Reserva bien tu hotel. Si vas a pasar al menos una noche en tu destino, asegúrate de que el lugar en el que vas a dormir es también un lugar en el que podrás trabajar: pregunta si tendrás wifi en la habitación, infórmate sobre si hay alguna mesa, etc. Identifica tus necesidades (Internet, enchufes, fax, …) y pregunta antes de reservar si podrás tenerlo todo a tu alcance.
  2. Olvida tus horarios habituales. Esto es lo más difícil si eres una persona que suele mantener unos horarios más o menos fijos. Aunque normalmente no trabajes más allá de las 7 de la tarde, quizá durante tu viaje de negocios tengas que hacerlo (puede que hayas pasado horas en las que normalmente trabajas sin hacer nada). Eso sí, intenta llevar la cuenta del tiempo que dedicas al trabajo para asegurarte de que no haces menos, pero tampoco más.
  3. Ten clara la información de contacto de las personas con las que te verás. Si vas a tener alguna reunión o tienes que hacer alguna visita, recopila toda la información antes de salir: direcciones, teléfonos, instrucciones para llegar, etc. Perderás menos tiempo una vez en el destino.
  4. Adelanta trabajo antes de salir. Si sabes que vas a tener ese viaje con cierta antelación, intenta ir adelantando cosas para que una vez en tránsito tengas que hacer lo mínimo. Si te organizas bien, quizá hasta logres tener algo de tiempo libre para conocer un poco el lugar al que has viajado y sentir que no todo es trabajo.
  5. Aprovecha el tiempo en medios de transporte. ¿Tienes un trayecto de un par de horas o más en avión o tren? Saca el ordenador y adelanta trabajo. Aunque no tengas conexión, hay cosas que siempre puedes hacer -aunque solo sea planificar – y en las que trabajarás mejor sin la constante interrupción y distracción de las notificaciones.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor