6 de cada 10 empresas confían su supervivencia a adaptarse a la economía digital

Empresas

Las empresas ven en la economía digital una oportunidad para desarrollar su negocio, abrir nuevos mercados e interactuar más con empleados y clientes.

La creciente interconexión entre Internet, la tecnología móvil y el Internet de las Cosas está dando paso a una nueva etapa: la de la economía digital. Más que un sector de actividad económica, este modelo de negocio basado en la hiperconectividad abre un nuevo entorno, en el que los ciudadanos han cambiado sus hábitos y patrones de comportamiento y que está transformando el mundo de los negocios.

Según el estudio Economía Hiperconectada, realizado por The Economist Intelligence Unit y SAP, las empresas ven en este nuevo entorno una gran oportunidad para el desarrollo de su negocio, la apertura de nuevos mercados y la creación de un nuevo marco de trabajo e interacción con empleados y clientes.

De este modo, el 59% de las empresas considera que para poder sobrevivir, necesitan estar preparadas y adaptarse al nuevo panorama digital. Y sobre todo, tal y como subraya el 86% de los encuestados, la economía digital representa una oportunidad extraordinaria para el desarrollo de su negocio.

Asimismo, la mayor competencia se da, para el el 57% de las empresas consultadas, en aquellas compañías ya establecidas en el mercado que han apostado por nuevas ofertas digitales, más que en las startups.

Uno de los principales impactos de la economía digital se da en la progresiva aceleración de los procesos de negocio, lo que según el 46% de los encuestados llevará a su automatización. Las empresas creen que el nuevo entorno hiperconectado ayudará a que sean más ágiles e innovadoras y que tengan un control menos centralizado.

Además, el 41% de los encuestados afirma que la unión entre Internet, la tecnología móvil e Internet de las Cosas les está permitiendo identificar con mayor facilidad nuevos mercados en los que poder operar, lo que aumenta sus posibilidades de internacionalización. En este sentido, para el 38%, el nuevo modelo de negocio digital y global ha mejorado su capacidad para trabajar con proveedores internacionales.

Por otro lado, una de cada dos empresas cree que la continua evolución del ecosistema empresarial supondrá que los productos y servicios se personalicen y adapten cada vez más a las necesidades individuales de los clientes. Para el 39%, una de las consecuencias más importantes de la hiperconectividad es que los nuevos canales digitales han permitido un contacto más directo entre clientes y empleados, transformando las actividades comerciales.

Por todo ello, el 39% de las empresas encuestadas ya ha introducido cursos de formación en capacidades digitales para sus empleados. También está cambiando la forma de organizar el trabajo, de manera que cuatro de cada 10 empresas afirma que han adoptado técnicas para un desarrollo y gestión más ágil de los proyectos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor