6 formas de escalar tu pequeña empresa

Gestión empresarial

Probar suerte en nuevos mercados es tan importante como conservar la agilidad a la hora de escalar una pyme y convertirla en una compañía transnacional.

La mayoría de las compañías españolas son pequeñas y medianas. Muchos propietarios de pequeños negocios se conforman con su tamaño actual, pero escalar es una opción a veces inevitable en un mercado muy competitivo. Pasar de una pequeña empresa a una compañía con un volumen de negocio de un millón de euros es una tarea compleja, puesto que se debe crear nueva demanda y satisfacerla al mismo tiempo que se hace frente a las presiones adicionales que acompañan al crecimiento. ¿Cómo lograrlo?

1. Creando una propuesta de valor clara. Para hacer crecer tu negocio es importante identificar una propuesta de valor suficientemente atractiva para los clientes. Una gran parte del éxito en el crecimiento de un negocio es ser capaz de satisfacer una demanda genuina.

2. Experimentando con la comercialización. Arriesgarse no está muy bien visto en España, pero es una parte esencial de la vida de todo empresario. Mediante la experimentación, el análisis de resultados y la prueba de nuevas soluciones, las empresas pueden encontrar las vías más eficaces para el crecimiento.

3. Exportando a nuevos territorios. La primera regla de la exportación es identificar la demanda en nuevos territorios. Hay demasiadas empresas que se centran en los mercados supuestamente fáciles, por su cercanía geográfica o afinidad lingüística o culturales, pero esstos mercados no son necesariamente la mejor apuesta.

4. Probando nuevos mercados en persona. Para las pequeñas empresas, contratar a una firma de investigación de mercado puede ser demasiado costoso. A veces es más rápido y barato visitar el país objetivo en persona, para obtener conocimiento de primera mano del mercado antes de entrar.

5. Subcontratando tanto como sea posible. Las tareas administrativas diarias ocupan demasiado de tiempo a las pymes, a expensas de las actividades que fomentan su crecimiento estratégico. Frente a ello, la solución pasa por la externalización de tareas sencillas para trabajar en los aspectos más valiosos dle negocio. El boom de los servicios en la nube ha dado lugar a una multitud de proveedores asequibles en materia de contabilidad, marketing, relaciones públicas, gestión de relaciones con los clientes y mucho más.

6. Manteniendo la agilidad. La última necesidad de las empresas en crecimiento es mantenerse ágiles. Con una estructura simplificada y reducida al mínimo indispensable, se puede reaccionar rápidamente a las nuevas oportunidades que se presentan. Esta es la principal ventaja de ser una empresa muy pequeña, por lo que es importante no renunciar a este beneficio natural a medida que se crece.

Vía Startups.co.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor