8 términos comerciales que toda tienda online debe conocer

eCommerceMarketing

Si te dispones a crear un negocio de venta de productos en línea, debes familiarizarte con el vocabulario del ámbito del comercio. Desglosamos los términos clave más comunes.

Las barreras para crear un negocio de venta de productos online son ahora menores que hace una década. Con un ordenador portátil, una buena idea y algo de dinero, un emprendedor puede montar una web de ecommerce, aunque hay una serie de conceptos comerciales que el vendedor online debe conocer tan bien como el propietario de un punto de venta físico.

1. Cantidad mínima de pedido. Una de los conceptos más comunes utilizados por los proveedores. Esencialmente, la cantidad mínima de pedido especifica la cantidad más baja de un producto en particular que el negocio está dispuesto a vender. Si quieres comprar 500 unidades de un producto y el mayorista o fabricante vende como mínimo 1.000, no tendrás más remedio que aumentar el pedido, negociar o buscar en otro sitio.

2. Precio unitario. Es la cantidad que tendremos que pagar por cada unidad adquirida. Es importante recordar que los precios unitarios tienden a variar en función de la cantidad pedida: con descuentos por grandes volúmenes.

3. Flete y envío. Los gastos de envío varían de acuerdo a factores como la ubicación del proveedor y el modo de transporte, los aranceles y los impuestos asociados o los descuentos por pedidos más grandes. Por ejemplo, el transporte marítimo es considerablemente más barato que el envío de mercancías por vía aérea. Los costes adicionales incluyen los honorarios cobrados por los puertos y almacenes.

4. Stock Keeping Unit (SKU). Este acrónimo se refiere a los códigos utilizados por las empresas para identificar los productos cuando están en el almacén. Por lo general, están diseñados para ser leídos fácilmente tanto por una pesona como por una máquina. Los códigos SKU normalmente especifican el fabricante, el elemento y factores variables como el color.

5. Transferencia de efectivo. Hay varias maneras de pagar a los proveedores. Si el dinero va al extranjero, el método más común es el wiring cash. Es similar a la transferencia de dinero entre cuentas bancarias y todo lo que se requiere es el número de cuenta internacional del banco de su proveedor y el código SWIFT. Los bancos cobran comisión por ello según el lugar a dónde vaya el dinero .

6. Líneas de crédito. A medida que un negocio crece y las sumas de dinero se hacen más grandes, pueden surgir problemas de gestión de efectivo. Por ello, hay una serie de opciones de financiación comercial disponibles, como las soluciones de financiación de proveedores, con la cual el banco paga al proveedor tan pronto como se hace un pedido.

7. Lista de materiales. Uno de los aspectos más preocupantes del abastecimiento, especialmente desde el extranjero, es que cuando los productos llegan al lugar de destino no coincidan con sus expectativas. Obtener la documentación correcta y las especificaciones de productos es vital.

8. Seguro comercial. Siempre existe la posibilidad de que después de hacer un pago inicial el proveedor no entregue los productos acordados, o no envíe ninguno. Una forma de hacerle frente es utilizar una cuenta de fideicomiso. Básicamente, esto significa poner dinero en una cuenta de un tercero, que sólo se transmite al proveedor cuando los bienes han llegado o se han comprobado. Y el proveedor tiene la seguridad de saber que el comprador ha transferido el dinero en efectivo.

Vía Startups.co.uk.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor