A los extraterrestres también les gusta el café

Empresas
0 0

¿Y si en Roswell no hubiese caido una nave alienígena por casualidad? ¿Y si las civilizaciones precolombinas realmente hubieran mantenido contactos con seres de otros planetas? ¿Y si el secreto estuviera en cierta bebida obtenida de extractos de semillas de cierta planta popularizada por Juan Valdés y su burrica? ¿Y si fruto de esa transferencia de conocimientos algunas máquinas de café hubieran adoptado diseños inspirados por los aficionados a esta bebida venidos de las estrellas? Eso lo explicaría todo. ¿Deseas saber más?

Kees van der Westen es un señor del que seguramente nunca habrás oido hablar y que probablemente no te volverá a aparecer en ninguna conversación, pero si sabe hacer algo es diseñar cafeteras con estilo. Con un estilo un poco extraterrestre, habría que puntualizar.

Con unas líneas de clara inspiración en los años 50, aluminio pulido y detalles como hervidores independientes, cilindros de pre-infusión, válvulas de vapor activadas por palancas y medidores individuales de presión, tener una de estas en la cocina no solo te puede transportar a los cafetales más selectos de Suramérica o África sino que puedes creer que estás manejando una nave espacial sacada de cualquier comic de Flash Gordon.

Y lleva mucho cuidado con qué combinación de palancas accionas, no sea que realmente estemos ante tecnología extraterrestre y tu casa termine en órbita en torno al planeta Expresso. ─Antonio Rentero [Kees van der Westen]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor