¿A qué huelen los gadgets?

Empresas
0 0

Seguro que todos reconocéis ese intenso olor que suele venir acompañando a los productos electrónicos recién comprados. Un cierto tufillo a plástico y goma que a veces es tan intenso que hasta te hace pensar que puede ser tóxico.

¿Por qué ocurre esto? ¿Lo hacen adrede? ¿Es acaso un plan maléfico para acabar con todos los geeks del planeta con un arma biológica?

Bueno, lamento decepcionar a los paranoicos y amantes de teorías conspiratorias, pero la razón es mucho más simple, normalmente los materiales que se utilizan suelen dejarse ventilar para librarse del olor propio que adquieren en la fabricación, generalmente en los procesos de inyección de plástico o espuma.

El problema es que a veces, sobre todo cuando se trata de algo novedoso o con mucha demanda, no se dejan ventilar el tiempo necesario para suministrarlos lo antes posible. Pero aún así eso no significa que sean tóxicos y además explica por qué el olor suele irse con el tiempo.

Bueno, ya lo sabéis, no es peligroso, aunque no os recomendamos que lo esniféis como si fuerais Pocholo en Ibiza. Pero si os molesta mucho siempre podéis pedirlo con un poco de retraso o dejarlo ventilar como un pastel de manzana en el alféizar de la ventana a lo yanki.— Dani Burón

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor