Acabando con la pornografía infantil a 1'8 petaflops

Empresas
0 0

Individuos y seres abyectos amantes de la pornografía infantil: tenéis los días contados. Porque este Jaguar de aquí se os va a dar caza.
¿No os lo creéis? Jaguar es un superordenador de 1’8 petaflops. Su olfato rastreará la red de forma sin igual, y ayudará a limpiar un poco más el ciberespacio (o en mi caso, el ciberDespacio). Detalles tras nuestro salto.

Sonsacar de la red toda la información necesaria para pillar a los productores de pornografía infantil es una tarea totalmente abrumadora (por lo visto hay montones). De esta forma, Grier Weeks (que si hubiera nacido en España sería Gregorio Semanas), el director ejecutivo de la Asociación Nacional para la Protección Infantil, acudió a Oak Ridge, un laboratorio de computación en las afueras de Knoxville, Tennessee, EEUU.
Allí, los científicos estuvieron de acuerdo en dejar que les ayudara Jaguar, uno de los más rápidos superordenadores del mundo.

Lo de los 1’8 petaflops, aparte de sonar muy bien (¿verdad que sí?), os animo, si queréis, a aprender lo que significa, ya que lo hemos visto en más de un sitio. Es una medida de rendimiento, siendo un FLOPS una operación en punto flotante por segundo.

Robert Patton es el jefe de los investigadores de Oak Ridge, y además ha desarrollado una serie de algoritmos que comprueban el tráfico P2P (punto a punto, sí, el del Emule y estas cosas), de forma que detecta las búsquedas sobre pornografía infantil, y determina cuantas direcciones IP responden a la consulta. Al tiempo, los investigadores esperan ser capaces de saber de dónde procede, con exactitud, el material ilegal.

Y hasta el criminal más tonto comprenderá que de nada sirve esconderse de un supercomputador. O no, pero esperemos que puedan ser cogidos igualmente. — Javier G. Pereda [New Scientist]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor