Acampando al raso con este híbrido de hamaca y saco [Veredicto: durmiendo en un capullo]

Empresas

Si os gustan las excursiones e ir de acampada os habréis encontrado más de una vez en la situación de dudar si vale o no la pena montar la tienda para pasar la noche. Quizá el cielo está muy sereno y la temperatura es agradable, o la parada para dormir va a ser muy corta, etc. Sea cual sea el motivo igual un saco de dormir como este, que recuerda en su concepto a la típica hamaca que se ata entre dos árboles, nos puede venir bien para pasar la noche.

A pesar del acondicionamiento que hagas del lugar y de la mini-colchoneta que puedas utilizar, dormir en el suelo con un saco de dormir puede dejarte la espalada molida. Solo con que haya un par de piedrecillas sueltas lo vamos a recordar durante todo el día siguiente, y más sin en esa jornada tenemos planificado caminar montaña arriba durante más de seis horas. ¡Descansar lo mejor posible es básico para el excursionista!

Alguien decidió aunar conceptos, y acordándose seguramente de las grandes siestas babeantes que hacía en su hamaca de redecilla, pensó que sería buena idea fabricar un saco de dormir que se pudiera suspender en el aire. Así igual el balanceo nos ayuda a dormir, y también estamos a salvo de cualquier insecto o animal que repte por los suelos, además de alejarnos de la humedad del mismo si es que ha llovido previamente.

Colgados entre dos árboles dentro de ese “churro” estaremos bien abrigados (como una crisálida en un capullo), y aunque no nos levantemos mariposeando felices (no nos engañemos, como en la cama de casa no se descansa en ningún sitio), al menos será muy rápido y fácil desmontar “la tienda” y el campamento.  ─ [Likecool]

Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor