Acer Liquid S100

ComponentesMovilidadSmartphonesWorkspace
0 0

Basado en Android y con un Snapdragon de Qualcomm de 768Mhz, el Liquid de Acer se convierte en una opción de compra muy interesante.

Casi un recién llegado al mercado de smartphones, Acer no ha dejado de aportar productos cada vez más potentes tanto basados en Android como en Windows.

El Acer Liquid S100 es un terminal que la compañía ofrece con diferentes colores y que incorpora un procesador Snapdragon de Qualcomm de 768MHz, una pantalla táctil capacitiva de 3,5 pulgadas con una calidad extraordinaria y el sistema operativo Android.

En la parte inferior de la pantalla pueden verse cuatro botones sensibles al tacto para una navegación básica en Android. En el lateral izquierdo se encuentra un botón de encendido que también funciona cuando se quiere reactivar el terminal, cuya pantalla se apaga tras un periodo de inactividad. En el lateral izquierdo pueden verse botones de volumen y otro con el que se accede directamente a la función de cámara digital del Acer Liquid S100. En el marco inferior hay un miniUSB que no sólo sirve para sincronizar el terminal con el PC sino para cargarlo; cuando se está cargando podrá verse una luz en la parte superior, junto a un jack de 3.5 que, evidentemente, sirve para conectar unos auriculares. Además del led que indica que la batería se está cargando hay otro que se ilumina cuando se recibe un mensaje o una llamada, de forma que el usuario puede saber de un vistazo lo que ocurre con su terminal.

El Acer Liquid tiene un único altavoz en la parte trasera, junto a la cámara, que ofrece una resolución de cinco megapixeles con enfoque automátrico pero sin flash.

Uno de los pocos aspectos negativos del terminal de Acer tiene que ver con la retirada de la tapa trasera para incorporar una tarjeta SIM o la microSD que la compañía incorpora en la caja y que tiene una capacidad de 2GB. En lugar de deslizarse, como ocurre con otros modelos, hay que tirar de ella hacia atrás y se siente la sensación de que se va a romper.

Además de la tarjeta microSD, de Sandisk por cierto, la caja incluye el cargador, un cable de USB a microUSB y unos auriculares que sin ser lo mejor que hemos visto son buenos.

La tarjeta microSD es absolutamente necesaria porque a pesar de contar con una memoria interna de 5212MB no se podrán hacer fotografías si el terminal no la detecta. Además, cuando se intenta reproducir música, se accede directamente a la tarjeta, por lo que tampoco se puede almacenar audio en el terminal propiamente dicho.

A destacar también el poco peso del terminal, sólo 135 gramos con la batería.

El estar basado en Android permite acceder a todas las opciones de Google, como el Calendar, Google Maps, etc, lo que hace del Liquid S100 un terminal muy a tener en cuenta en un mercado, el de smartphones, que empieza a estar plagado de ofertas de lo más variado. Se ofrece con la versión Donut de Android, aunque puede actualizarse de manera gratuita a Eclair, o Android 2.1, desde la página web de Acer.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor