Aiko, el sueño de los fetichistas tipo Tamaño natural

Empresas

Le Trung es más o menos como cualquiera de nosotros. Le gustan las mujeres pero le cuesta horrores acostumbrarse a ellas y a todas las complicaciones que conllevan. Aunque Trung ha llevado las cosas al extremo: el amor de su vida es una mujer, pero está hecha de látex, sensores y un software de pseudointeligencia artificial. Un Tamaño natural del siglo XXI. La ha llamado Aiko y se puede decir que es su costilla, porque la ha creado él mismo. Es la compañera perfecta, disponible las 24 horas sin ninguna queja de por medio. Más detalles y un vídeo aterrador, después del salto.

Hasta ahora, Le Trung, que cuenta 33 primaveras pero parece haber cumplido sus sueños calientes de adolescente hormonado, se ha gastado unos 16.000 euros. Y para ello ha tenido que gastar todas sus tarjetas de crédito y hasta vender su coche. Aunque sus aplicaciones como juguete sexual son evidentes, Trung afirma que lo suyo es platónico. Así lo cuenta él:

“Quería hacer que apareciera, sintiera y actuara como humana en la medida de lo posible, de modo que sea la compañera perfecta. Hasta ahora es capaz de comprender y decir 13.000 frases diferentes en inglés y japonés, así que ya es bastante inteligente. Cuando tengo que hacer mis cuentas, Aiko hace todas las operaciones. Es muy paciente y nunca se queja.”

Aiko tiene sensores táctiles en su cara y en su cuerpo, de modo que reacciona cuando la tocas. “Como una mujer real, reacciona al tacto de determinada manera. Si la agarras o aprietas demasiado fuerte, te dará una bofetada. Tiene todos los sentidos menos el olfativo.”

Le Trung afirma además que “su software se podría rediseñar para que simulara un orgasmo y reaccionara al tacto como si se resistiera o fuera directamente al asunto”. Sí, sí, platónico. Esto… ¿hace falta añadir algo más? — Rafa M. Claudín [The Sun]

Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor