Airbnb añade más ciudades a su lista de recaudación de impuestos

Empresas
Airbnb

Tras un tiempo de ‘oscurantismo’ legal y fiscal, Aibnb ha decidido que le compensa mucho más no ir contra el sistema y buscar soluciones. Tras empezar a recaudar impuestos para tres ciudades estadounidenses el año pasado, se incluirán tres más en EEUU y otra en Holanda durante este mes.

Servicios online para publicar anuncios para compartir o alquilar piso por unos días hay ya varios y el alquiler directo de apartamentos turísticos se ha hecho durante años, generalmente con acuerdos entre particulares. El problema es que con Airbnb, al igual que con Uber y los vehículos, la masificación de este tipo de actividades en una sola empresa que gracias a ello consigue un gran margen de beneficios, al final termina convirtiéndolas en objetivo de la competencia y el fisco, y con razón.

Al contrario que Uber, Airbnb ha tomado una posición mucho más flexible y en busca de acuerdos reales. El año pasado ya vimos que Airbnb, con el fin de apaciguar a varias de las ciudades en las que opera, empezó a recaudar impuestos municipales de su actividad. En un principio comenzaron con San Francisco, uno de los principales focos de disputa, además de Portland y Oregon. A partir de esta semana se añaden también a la lista San Jose, California y en Holanda, Amsterdam, con las incorporaciones dentro de un par de semanas de otras dos ciudades estadounidenses, Washington y Chicago.

¿Cuál es el motivo de que este tipo de impuestos se esté recaudando sólo en algunas ciudades y no el conjunto de todas en las que opera Airbnb? Pues al parecer es la ‘complejidad’ para saber cuánto y a quién se le tendrían que pagar dichos impuestos, algo que puede sonar a excusa pero que mientras tanto posibilita que tanto Airbnb como los usuarios puedan aprovechar una rebaja en el coste del servicio.

Lo que sí está claro es que a lo largo de este año se va a aumentar la cantidad de ciudades que se incorporen al pago de impuestos por parte de Airbnb. Para hacernos una idea. Sólo en San Francisco y Portland se han generado hasta ahora 5 millones de dólares en impuestos, y se baraja la posibilidad de que Airbnb tenga que pagar 25 millones por impuestos retroactivos sólo en San Francisco.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor