Airbnb empezará a recaudar impuestos en San Francisco

Empresas
Airbnb

Aunque servicios de alquiler como Airbnb resultan muy útiles para muchos usuarios, las recientes quejas han llevado a la empresa a empezar a recaudar impuestos en San Francisco.

Cada vez estamos viendo más y más servicios en los que dueños de pisos y vehículos, buscan maneras de sacarles un rendimiento económico ayudados por aplicaciones web y móviles. Si bien estos servicios son muy apreciados y útiles, también resultan polémicos debido a la competencia que suponen frente a los profesionales del sector.

El caso de Uber ya es de sobra conocido, con sus constantes luchas frente a los gremios de taxistas de todo el mundo, con una situación legal muy variada según el país e incluso la ciudad. Pero Airbnb también empieza a sufrir los estragos de las protestas, en este caso de hoteles, hostales y pensiones, además de vecinos de los inmuebles.

El servicio que ofrece Airbnb ha facilitado algo que se ha venido haciendo desde años con todo tipo de viviendas en la playa o lugares turísticos, donde segundas residencias se alquilan a turistas y veraneantes. Pero la proliferación de estos “negocios” está siendo tal, que la polémica está obligando a Airbnb a empezar a buscar soluciones antes de que prohíban su uso.

Por este motivo empezarán a recaudar un impuesto del 14% a los clientes que se hospeden en las viviendas que usen su servicio en San Francisco. Para facilitar las operaciones, será Airbnb el que directamente cobre y transfiera luego ese impuesto a la ciudad, por lo que ni los clientes ni los que ofrecen el piso tendrán que realizar ningún trámite. Eso sí, este impuesto supondrá un aumento de precios.

Esto se une al caso de Nueva York, donde Airbnb ha tenido que dar los datos de aquellos que tenían varias vivienda en el sistema y las utilizaban como un servicio de hotel ilegal.

El impuesto se empezará a cobrar el 1 de octubre y posiblemente luego le sigan otras ciudades estadounidenses. En Europa, este impuesto será más difícil de implementar, debido a las numerosas y variadas normas y leyes sobre el alquiler en cada país. Pero debido a que Airbnb lo ha aceptado ya como forma de resolver las polémicas y que supondría una fuente de financiación más para los ayuntamientos, posiblemente no tardemos en ver respuestas parecidas en muchos más países y ciudades.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor