ALMA, el observatorio de mil millones de dólares capaz de distinguir una pelota de golf a 15 kilómetros

EmpresasInnovación

ALMA es el acrónimo de Atacama Large Millimeter Array, que significa Gran Conjunto Mmilimétrico de Atacama, y es uno de los observatorios más potentes del mundo.

Situado en la planicie de Chajnantor en Chile a 5.000 metros sobre el nivel del mar, su emplazamiento resulta privilegiado por las condiciones climatológicas, ambientales y de alejamiento de posibles fuentes de interferencias, lo que permite a este interferómetro de 66 radiotelescopios de entre 12 y metros de diámetro una precisión capaz de distinguir una pelota de golf desde 15 kilómetros de altura. ALMA ha abierto sus ojos y te lo enseñamos en un vídeo tras el salto. Y aún hay más.

El objeto de estudio de ALMA son las emisiones de ondas milimétricas y submilimétricas, justo en la frontera entre los infrarrojos y las ondas de radio.

Esa clase de energía procede de nubes gaseosas con contenido molecular que dan origen a nuevas estrellas pero absorben gran parte de la luz del espectro visible por lo que resultan difíciles de observar. Es la radiación procedente de estos lugares la que estudia ALMA, permitiendo a los científicos estudiar las condiciones del Universo hace miles de millones de años.

En este vídeo puedes ver dónde está situado ALMA y cómo funciona.

Sus 54 antenas, mediante la técnica de interferometría combina las señales captadas por cada una de ellas individualmente para componer una imagen más detallada que necesitaría de una antena de unas dimensiones muchísimo mayores, alcanzando por lo tanto mayor precisión y alcance. En este caso equivaldría a un telescopio de 16 kilómetros de diámetro.

Los telescopios se mueven por la planicie a lomos de gigantescas maquinarias capaces de transportar sus estructuras de 12 metros de alto y 95 toneladas de peso. Gigantescas plataformas móviles de 20 metros de largo,10 de ancho y 6 de alto que pesan 130 toneladas y tienen 28 ruedas.

Necesitan mucha potencia para mover su propio peso más el de los telescopios, y para ello nada como unos motores diesel de 700 CV que por esas cosas de la tenue atmósfera que hay a 5.000 metros de altitud y la pobreza en oxígeno se quedan en el equivalente a 450. Quizá haya que añadirle unas hojas de coca al depósito. ─[Motherboard TVThe GuardianUK Astronomy Technology CenterNational Radio Astronomy ObservatorySpace InfoThe Living Moon]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor