Amazon trabaja en su propia red de transporte en EEUU

Empresas

El reparto con furgonetas y personal propio, que se está probando en San Francisco, daría a Amazon un mayor control sobre la entrega y abarataría costes.

Aunque de una forma menos espectacular que con los drones, Amazon trabaja en una red propia de transporte con la que gestionar directamente el llamado “transporte de última milla”. De momento, esto es sólo un proyecto en pruebas, pero la idea de Amazon es expandir el servicio a todo el territorio estadounidense para redurcir la dependencia de las empresas de transporte a las que se  subcontrata este servicio, como UPS y FedEx.

Inicialmente, Amazon está probando su propia red de transporte en algunas zonas de San Francisco, repartiendo los paquetes con furgonetas y personal propio. La empresa planea extender la iniciativa a Los Ángeles y Nueva York.

Amazon lleva tiempo detrás de crear su propia red logística, impulsada por las quejas que recibe por retrasos en los envíos, especialmente en la campaña de Navidad. Con una flota propia de camiones y repartidores, Amazon tendría un mayor control sobre la entrega, lo que mejoraría la experiencia de compra para el usuario.

Otras ventajas serían ampliar el horario de entrega, incluyendo noches y fines de semana, y  abaratar los gastos de envío. Los gastos de la compañía en el ejercicio 2013 en concepto de logística fueron de 8.585 millones de dólares, 2.000 millones más que en 2012.

La red de distribución se está empezando a desplegar ahora, aunque las primeras pruebas  las realizó durante la pasada campaña navideña. Amazon comenzó a dividir los envíos en dos grupos: unos, etiquetados como “AMZN_US” y que parecían tener un proceso de distribución sin vínculos con un sitio externo, y los convencionales “AMZL”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor