Anatomía Robocopera

Empresas
0 0

Las ciudades del futuro necesitarán estar protegidos por un brazo más fuerte que el de Charles Bronson y más inteligente que el de Torrente.

La OCP encontró la solución con Robocop y Detroit vio descencer el índice de crímenes aunque fuese a costa de elevar el de la violencia gratuita. Ahora podemos conocer los entresijos [R.A.E.: entresijo (etim. disc.) cosa oculta, interior, escondida] de quien un día se llamó Alex Murphy. En esta ocasión más que nunca, puesto que hablamos de una película de Paul Verhoeven diré aquella frase extraida de los fragmentos internáutico-informativo-publicitarios de otra de sus obras, “Tropas del espacio”… ¿deseas saber más?

La anatomía de un cyborg suele ser más entretenida que la de una persona.

Normalmente todos sabemos cómo somos por dentro y pocas sorpresas nos vamos a llevar, pero averiguar que soluciones se han adoptado para suplir carencias humanas con desarrollos tecnlógicos siempre es interesante. Desde que el doctor Frankenstein jugase a los puzzles con porciones procedentes de diversos cadáveres la tecnología ha avanzado mucho y para no tener problemas como el de “El jovencito Frankenstein” con el cerebro de “A… no sé qué” casi parece más eficiente recurrir a partes mecanizadas.

El brazo de la ley ha de ser fuerte, pero cuidado, que no se oxide. ─Antonio Rentero [BuzzFeed]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor