Anonymous sigue dejando websites cadáveres

Empresas

Las posibles SOPA y PIPA junto con el clamor popular por el cierre de Megaupload ha hecho que Anonymous haya declarado prácticamente la “guerra santa” a las productoras de contenidos y los responsables.

Ya no sólo se trata de ataques DDoS, ni robar datos, sino directamente de aniquilar borrándolo todo, al menos eso es lo que le ha pasado a la CBS. Si esto consigue parar los engendros de SOPA y PIPA bienvenidos sean, aunque quizás de esta manera no.

¿Pero va a conseguir algo realmente todos estos ataques? Pues no lo sé, fastidiar a las compañías seguro, pero lo cierto es que tanto la CBS como otras a las que se atacó anteriormente como RIAA, MPAA, EMI y Universal vuelven como si nada.

No sé si los métodos son los más apropiados y si realmente no deberíamos plantearnos otro tipo de protestas, ya que parece que el acoso y derribo a Sony no hizo realmente nada salvo fastidiar a los usuarios que vieron sus datos publicados y complicarles la vida a su equipo de técnicos que no tiene culpa de nada en lo que decidan sus ejecutivos.

El problema es que quienes hacen las leyes ven todo esto como actos vandálicos, por tanto la actitud de imponer protestas ilegales y miedo lo único que hace es que para buscar una falsa seguridad, los gobiernos al final impongan leyes más restrictivas que nos perjudiquen a todos.

El pueblo tiene mucho poder, mucho más cuando su palabra es calmada pero con tesón. La solución no está en que los gobiernos censuren a lo antidisturbios era Cuéntame y tampoco en que los hackers revienten cosas, ¿no creéis?

No estoy en contra de las protestas, me parecen perfectas, y lo que hicieron Wikipedia, Google, Yahoo! y otras me pareció perfecto y se debería quizás repetir. Los artículos y blogs de opinión, los debates, los referéndum, los signos de protesta y dejar claro a los políticos que sus votos sí que dependen de lo que hacen.

Pero estos ataques ¿qué consiguen? De hecho si veis las páginas atacadas, las más grandes han sido la que menos tiempo han tardado en volver a estar online, mientras que otras han necesitado mucho más.

Al final los más pequeños e indefensos son los que siempre caen en las guerras, y los usuarios y pequeños webmasters son los que tienen más papeletas de que cuando les toque, suponga un daño irreparable que pueda destruir un negocio. No deberíamos dejar que Internet se convirtiera en un campo de batalla.

Indignados pero no destructores, ¿no tiene más sentido decidir como protesta no usar más contenidos de quien no ofrezca alternativas? Pero claro, ¿podemos pasar sin ese último CD, sin los estrenos, sin ese último libro o juego?

¿No es demagógico también el artista que no condena la piratería pero sin embargo no ofrece una alternativa a sus fans para consumir sus productos a otro precio mucho más bajo o gratuitamente?

Claro, eso supone no tener apoyo de distribución por lo que su trabajo llega a menos, porque la costumbre es buscar en Internet lo que nos llega de tiendas, cines, tele, radio… el concepto de “lo que se lleva” que rigen modas, publicidad, famosetes y toda una masa amorfa de frivolidad que actúa como consumo de opio/ocio para el pueblo.

¿No debería ser al revés? Que Internet con sus cauces de distribución libre fuera una muestra de contenidos que hicieran que lo que la gente quiere llegue a la distribución física. Pues esto existe, lo que ocurre es que muchos de nosotros como usuarios nos seguimos rigiendo por los medios masivos y se ha llegado a un punto de falta total de valoración de lo digital.

¿Cuántos utilizan el Office pirateado cuando existe OpenOffice, LibreOffice, etc…? Ya no solo usuarios sino empresas completas que basan todo su papeleo en el sistema de Microsoft por “ser la norma” y luego se indignan cuando la copia se desactiva al actualizarse…

No me malinterpretéis, no es que esté a favor del régimen de acoso a los sistemas para compartir archivos, pero está claro que un servicio que forma parte cada vez más importante de la sociedad no puede basarse en un estado legal nebuloso.

Más que nada porque si no estaremos en un sistema reiterativo cíclico hasta que llegue un punto en el que nos veamos perseguidos por las fuerzas imperiales mientras guardamos un screener en un robot con forma de papelera.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor