El Apple Campus 2, un tributo a los pequeños detalles

Empresas

El último gran proyecto de Steve Jobs ha sufrido retrasos para su conclusión debido a las exigencias de la compañía y los permisos municipales.

Falta menos para que los de Cupertino puedan instalarse en el Spaceshift, las oficinas centrales del Apple Campus 2. Con un retraso de dos años sobre la fecha que Steve Jobs calculaba, las últimas informaciones, que recopila Reuters tras hablar con antiguos trabajadores y encargados, indican que el proyecto podría finalizarse esta primavera. Los avances se pueden comprobar en el vídeo grabado por dron del usuario Duncan Sinfield. La construcción de las oficinas ha sufrido varios retrasos tanto por temas de permisos y papeleos entre la empresa y Cupertino como por una serie de exigencias por parte de Apple que certifican la mítica atención de la marca a los pequeños detalles.

Los encargados del proyecto por parte de la empresa de la manzana han insistido en tratar la construcción como si fuera el diseño de uno de sus dispositivos. Las informaciones que muestran el detalle con el que se ha gestionado la construcción del campus desde Apple son reveladores. En las ventanas no habrá conductos de ventilación ni de otro tipo. Los paneles del tejado eran aprobados por gente de Apple tanto en el momento de la compra como, de nuevo, en las obras. La firma quiere que las puertas sean perfectamente planas, sin umbrales. Precisamente el diseño de los picaportes de salas de reuniones y oficinas es otro de los quebraderos de cabeza de encargados de obra: tras año y medio dándole vueltas, aún no han encontrado uno que complazca a la compañía.

Un arquitecto que trabajó en el proyecto, German de la Torre, descubrió en su día que detalles como la curva de una esquina redondeada se corresponden con medidas de los productos de la firma de la manzana. Los botones del ascensor recuerdan a un botón de iPhone, dicen varios trabajadores.

El Apple Campus 2 tendrá capacidad para 14.200 empleados, y sólo su realización ha generado cerca de 13.000 puestos de trabajo. Su coste se estima en unos 5.000 millones de dólares. De estos, según un antiguo jefe de obra, más de 1.000 millones han sido empleados en el interior del edificio central.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor