Apple habría borrado canciones ajenas a iTunes en los iPods

Empresas
iPod

Nuevamente Apple se enfrenta en los tribunales a otro caso más debido a su presunta mala praxis con sus iPods. En este caso la compañía se enfrenta a duras multas por borrar contenidos no descargados de iTunes de los iPods de los usuarios, sin su consentimiento.

Hace casi una década, Apple se vio envuelta en una gran polémica que acabó en una demanda colectiva, debido a las baterías de los iPods, demanda que Apple perdió y por la que se vio obligada a compensar a los usuarios y que a pesar de ella no sólo no provocó que Apple dejara atrás su táctica de integrar las baterías en sus dispositivos para que no fueran desmontables, sino que además la extendió al resto de sus productos y provocó que otros muchos fabricantes la adoptaran también, por las jugosas ventas que implica la renovación “programada”.

Ahora Apple tiene que dar explicaciones de otras tácticas irregulares que llevó a cabo entre 2007 y 2009 para fijar su posición dominante en la venta de música y que ha servido luego como base para la creación del imperio que es ahora. Durante muchos años los iPods e iTunes han sido los líderes en los reproductores mp3 y las tiendas de música , pero parte de ello se consiguió con lo que ahora se pretende demostrar como técnicas de monopolio.

Al parecer, cuando los usuarios habían descargado música que estuviera en la memoria del iPod, al sincronizar el mismo con iTunes se detectaban estos archivos y se mostraba un mensaje de error, indicando que era necesario restaurar los ajustes de fabrica. Si esto ya de por sí era bastante molesto, lo que no sabían los usuarios es que al hacerlo, Apple borraba sin su consentimiento todos esos archivos de música que no hubieran salido de iTunes.

La excusa de Apple de no avisar sobre esto ha sido expuesta por Augustin Farrugia, indicando según su testimonio con sus propias palabras “no necesitamos dar a los usuarios demasiada información … no queremos confundir a los usuarios”. Eddy Cue, jefe de software de Apple, y Phil Schiller, jefe de marketing, testificarán esta semana, así como varios fragmentos en vídeo de Steve Jobs.

Apple se enfrenta por esto a una dura sanción de 350 millones de dólares por daños a los consumidores, cifra que podría triplicarse según las normas antimonopolio estadounidenses. Está claro que aunque supone una enorme cifra, si Apple no hubera seguido este tipo de prácticas en su momento puede que no fuera tan grande como lo es ahora.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor