Apple, Irlanda y EEUU preparan la ‘ofensiva’ a la Comisión Europea

LegalRegulación

Tras la decisión de la Comisión Europea de exigir el pago de Apple de 13.000 millones de euros a Irlanda, la compañía de la manzana, junto con la propia Irlanda y EEUU, buscan el contraataque.

Aunque en la investigaciones de la Comisión Europea se estima que, Apple se ha beneficiado durante casi 20 años de una fiscalidad excesivamente favorable por parte de Irlanda, y los 13.000 millones de euros que ahora se le reclaman por impuestos retrasados sólo son de una década, ya que el resto ha prescrito, Apple ha mostrado claramente su descontento.

Con el retraso burocrático que le caracteriza, Bruselas ha llevado a cabo un movimiento que si bien es arriesgado ante las más que probables presiones que se le avecinan, era necesario en un momento en que muchos países y empresas locales se cuestionan a Europa, aunque debía haberse llevado a cabo mucho antes y es sólo el principio de otros muchos de gran impacto que se avecinan.

Recordemos que los 13.000 millones que se le exigen a Apple son una importante rebaja respecto a lo que realmente tendría que haber pagado durante estos años, ya que en Irlanda se paga el 12,5% y en otros países europeos podría ser el 30%. Como hacen muchas empresas multinacionales, Irlanda se usa para evitar los impuestos en los países donde realmente consiguen los beneficios. Apple tendría que pagar mucho más, de lo que poco tendría que ir a Irlanda y la mayoría al resto de países europeos, pero la Comisión ya ha indicado que si los países europeos le reclaman ahora, tendrán que repartirse entre todos esa cifra.

A pesar de ello, Apple no sólo se hace la víctima ante lo que alegan como una ‘política antiestadounidense’ y un abuso a la soberanía de Irlanda, sino ya están llevando a cabo su ofensiva de presión. Apple comenzó avisando que este veredicto ponía en peligro las inversiones y puestos de trabajo en Europa, y luego Tim Cook ha alzado la voz en los medios, incluyendo los irlandeses, donde ha enfatizado la idea de que Apple podría empezar a repatriar capital a EEUU, donde por cierto intenta evitar pagar también impuestos utilizando paraísos fiscales.

Por su parte, Irlanda ve injusta también la medida, ya que ve como peligra su posición como paraíso fiscal de Europa en el que permite que las empresas no paguen impuestos en otros países para su propio beneficio. Las presiones de Apple entre los políticos de EEUU, que ya se pudieron ver hace un tiempo en las investigaciones ante irregularidades fiscales en el país, han llevado incluso a que varios políticos y analistas planteen incluso la aplicación de la sección 891 para doblar los impuestos a empresas y ciudadanos europeos en EEUU.

Una situación absurda y peligrosa para al economía mundial a la que se ha llegado por no actuar antes y en la que parece que sólo hay un ganador, Reino Unido, que con el Brexit se podría convertir en el principal paraíso fiscal mundial. ¿Volveremos a presenciar como la corrupción política y empresarial se hace con el control permitiendo el abuso de las multinacionales con nuestra pasividad?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor