Apple lo intenta con la televisión (¿déjà vu?)

Empresas

La firma estaría en negociaciones con productoras para ofrecer un servicio de televisión por banda ancha.

No, no hace falta que compruebes la fecha. No estás leyendo una noticia del año 2009, ni 2012, ni 2014. Estamos en 2015 y volvemos a ello, no porque el mundo tecnológico se haya quedado sin novedades dignas de comentario, sino porque Apple no se cansa. Llevan intentándolo ya mucho tiempo, lanzando todo tipo de productos que nunca pasan de una penetración minoritaria, pero no tiran la toalla. La televisión merece una revolución tecnológica y Cupertino cree que tienen que ser ellos los que la logren.

Y así esta semana las palabras Apple TV volvieron a llenar titulares. La chispa esta vez fue un reportaje en Re/Code (antiguo AllThingsD) en el que se contaba que “ejecutivos de la industria” aseguran que Apple está en conversaciones con programadores de televisión (cable) para llegar a algún acuerdo que permita a la compañía ofrecer un nuevo servicio. Se trataría de una idea similar a la de Sling TV: por una cuota mensual, ofrecer a los usuarios un grupo de canales (un grupo más reducido y barato que el clásico de los servicios por cable) que se transmitirían en streaming por banda ancha.

La idea es sencilla y no crea nada nuevo, pero quizá esté en esa sencillez la clave de su posible éxito. La televisión necesita  un cambio profundo para adaptarse a los nuevos hábitos de los consumidores, que exigen ya el vídeo a la carta y que viven más a través de Internet que de las antenas o servicios de cable. Si por una cuota se recibe una serie de canales que interesan, se pueden ver en cualquier dispositivo y no hace falta instalar nada de hardware, ¿quién no compraría?

Esto ya existe, claro, pero se supone que Apple le daría su toque especial: una interfaz y experiencia de usuario digna de la compañía, una forma muy sencilla y atractiva de ver la televisión. Eso sí, las negociaciones están todavía en fase temprana, así que lo ideal sería no emocionarse todavía.

El problema de Apple con la industria de contenidos

Y es que si llegado 2015 Apple todavía no ofrece un servicio de televisión revolucionario y masivo no es por falta de ganas. Llevan muchos años intentándolo, y existe la Apple TV, pero está claro que algo falla. Desde la compañía lo admiten: Tim Cook dijo hace no mucho que la televisión les interesaba mucho y quieren encontrar de una vez la fórmula perfecta; Eddy Cue, jefe de medios en Apple, dijo hace unos meses que actualmente “la experiencia televisiva es terrible”.

¿Por qué seguimos igual después de tantos años? Si bien está claro que la Apple TV, una set-top box, nunca fue un modelo que tuviera demasiada aceptación (aunque su precio quizá tenga algo que ver), hay otro problema más profundo que persigue a la firma de Cupertino cada vez que negocia para introducirse en la industria de contenidos: suele exigir unas condiciones que no muchas grandes corporaciones están dispuestas a aceptar.

Con iTunes salió bien, pero los intentos de Apple de ofrecer un servicio de música en streaming se vieron siempre afectados por este problema, y lo mismo ha ocurrido año tras año al negociar con productoras, canales y grupos del audiovisual para ofrecer algún servicio de televisión a los usuarios. ¿Será diferente esta vez? Es difícil saberlo, pero el hecho de que la negociaciones estén todavía empezando no ofrece ninguna garantía. Si Apple no rebaja su cuota, el otro lado podría volver a cerrar la puerta. A no ser que en ese otro lado se hayan dado cuenta de que si quieren sobrevivir a la era de Internet tienen que hacer algo… ¿y si Apple fuera la mejor opción?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor