RegulaciónVigilancia

Apple se opone a la ley de vigilancia de Reino Unido

vigilancia
3 5

La empresa alerta de que las puertas traseras que quiere implantar el gobierno británico podrían ser utilizadas por los hackers y no sólo por las autoridades.

La nueva ley de vigilancia que está preparando Reino Unido está resultando más compleja y controvertida de lo que le gustaría a David Cameron y sus ministros. La última voz alzada contra la nueva norma proviene nada menos que de Apple, que ha presentado una declaración formal ante el comité responsable de elaborar la ley.

Más allá del impacto sobre la vida privada, Apple alerta de que las puertas traseras que quiere implantar el gobierno británico podrían ser utilizadas por cualquier persona, no sólo por las autoridades, y debilitarían la seguridad de cientos de millones de dispositivos, informa The Guardian.

“Creemos que sería un error debilitar la seguridad de cientos de millones de clientes respetuosos de la ley, de modo que también serán más débiles ante los pocos que representan una amenaza”, afirma la compañía americana en su escrito, en el que reclama que “en este entorno de ciberamenazas en rápida evolución, las empresas deben tener libertad para implementar un cifrado fuerte para proteger a sus clientes”.

El gobierno del Reino Unido quiere aprobar por la vía rápida este proyecto de Ley de Poderes de Investigación, con el que busca garantizar los poderes para la vigilancia de masas cuando la legislación DIRPA expire a final del año. Pero también va un poco más allá, al obligar a los proveedores de sergicios de Internet a mantener registros de todas las actividades en línea de sus usuarios durante 12 meses.

Y luego está el debate del cifrado, con dos posturas enfrentadas. El gobierno sostiene que la nueva Investigatory Powers Bill simplemente incorpora poderes anteriores de la legislación, pero los defensores de la privacidad y las empresas de tecnología creen que amplía sustancialmente el alcance del proyecto de ley. En particular, Apple no quiere alterar el protocolo iMessage, que encripta un mensaje cuando se envía de forma que ni siquiera Apple puede ver su contenido, ya que no tiene las claves para descifrarlos. Pero si el gobierno presiona a Apple a cambiar su protocolo para proporcionarle una puerta trasera, estos mensajes serían accesible a hackers potenciales.

Periodista y profesor, ha ejercido como redactor y editor en medios de información política y cultural. Desde 2012 trabaja en el campo de las nuevas tecnologías. Actualmente es redactor de Itespresso.

Sígame