Apple paga 60 millones de dólares a Proview para zanjar la disputa por la marca ‘iPad’ en China

EmpresasRegulaciónWorkspace

La firma de Cupertino ha puesto fin a su batalla legal con el fabricante chino en un tribunal de mediación.

No es común ver recular a Apple en un conflicto legal con otra empresa de tecnología, pero la firma de Cupertino así lo ha hecho en su litigio con la asiática Proview Technology. La empresa de Tim Cook ha acordado pagarle al fabricante chino 60 millones de dólares (casi 48 millones de euros) para dar por zanjada su disputa y poder usar a su antojo la denominación comercial ‘iPad’ en el país mandarín.

“La disputa sobre el iPad ha alcanzado una resolución”, ha explicado el Tribunal Popular de Guangdong en un comunicado, según informa BBC. “Apple ha transferido 60 millones de dólares a la cuenta de la Corte Superior de Guangdong como se pedía en la carta de mediación”.

Ambas firmas habrían alcanzado el acuerdo gracias a un arbitraje. Ha sido una medida conciliadora que ha permitido a las dos empresas evitar el juicio definitivo previsto para este verano en un tribunal de Hong Kong.

Proview ha confirmado a la BBC que el conflicto habría llegado a su fin. “El caso está resuelto. Ambas partes están satisfechas con el acuerdo”, ha explicado el abogado contratado por Proview para el caso, Ma Dongxiao.

Algunos analistas afirman que la decisión de Apple ha sido bastante sensata. China se ha convertido en un territorio muy importante para la compañía y una fuente de ingresos fundamental y la empresa de Tim Cook no querría arriesgarse a ver la venta de sus tabletas interrumpida. Apple tiene grandes planes para China, entre ellos la apertura de nuevas tiendas oficiales y la distribución del iPhone mediante las redes de cuarta generación de China Mobile.

La disputa entre Apple y Proview comenzó hace unos meses. Proview demandó a Apple por el uso de su marca en China de forma ilegítima. Los de Cupertino aseguraban haber pagado hacía tres años 55.000 dólares para adquirir sus derechos mundiales, incluidos los del país asiático. Sin embargo, Proview apuntaba a una cláusula que no incluiría el territorio mandarín después de cierto tiempo. El fabricante chino llegó a solicitar el bloqueo de la venta del tablet en el país a las autoridades y también a la Aduana China para bloquear las exportaciones e importaciones del producto (el iPad se monta en una factoría de Foxconn en Shenzen).

En principio el conflicto se había limitado solo a China, pero Proview también presentó una demanda contra Apple en EE.UU (fue desestimada rápidamente al considerar un juez de California que el conflicto se ceñía a territorio chino).

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor