Apple Pencil, otra traición a la filosofía de Steve Jobs

EmpresasMercados financierosMovilidadTabletas

El ex CEO de Apple ridiculizó el accesorio y dijo literalmente que “si necesitas una stylus ya has fracasado”.

Con el lanzamiento del nuevo iPad Pro, gadget anunciado ayer en el evento de Apple, la compañía de Cupertino se estrena también en el mundo de los tablets con estilus. Y con esta novedad Tim Cook vuelve a contravenir los deseos, ideas y planes de negocio del que un día fue cofundador y CEO de la casa, Steve Jobs.

El gurú de la manzana odiaba estos accesorios y se burlaba de empresas como Microsoft que habían incorporado durante años lápices a sus tablet PC. Durante la feria Macworld de 2007, Jobs señalaba: “¿Quién quiere una estilus? Tienes que cogerla, guardarla, no perderla. Nadie quiere una estilus”.

No es la primera vez que Apple bajo la dirección de Cook lanza algún producto que haría a Jobs revolverse en su tumba. El cofundador de la compañía siempre pensó que los tablets de 7-8 pulgadas era poco adecuado para un tablet. ¿Qué habría sentido si hubiera vivido para ver el lanzamiento del iPad Mini?

En realidad este no sería el primer gadget con estilus de la empresa de la manzana. La firma presentó en 1990 las PDAs Newton, que ya incorporaban dichos accesorios.

El Apple Pencil se intuía desde finales del año pasado. La firma recibió la aceptación de una patente de una estilus de “comunicación” que incluía acelerómetro, transmisión inalámbrica y almacenamiento propio. Apple ya estaba pensando en qué hacer para darle vida a su negocio de tablets, que empezaba a caer.

¿Se ha quedado Apple sin ideas definitivamente? Puede que sea una sensación personal, pero desde que el mago de Oz de la manzana respirara su último aliento, la magia y la capacidad de sorpresa de los de Cupertino ha quedado muy mermaba. Las keynotes han perdido su toque de misterio y de sorpresa. Con Jobs todo el mundo se preguntaba qué había tras la cortina y Apple sabía lanzar bombas de humo para jugar al despiste perfectamente.

Hoy, los lanzamientos de productos se filtran y adivinan semanas y meses atrás y Apple ya no sabe escaparse como cabeza de carrera. Prefiere mantenerse esperando a que le corten el aire como otro más del pelotón. Así ha ocurrido con sus últimos lanzamientos. Cuando la compañía empezó a vender phablets, ya los tenían todos los fabricantes de teléfonos inteligentes. Con el Apple Watch ocurrió tres cuartos de lo mismo en el mundo de los smartwatches. Ahora, la empresa de Cupertino copia la fórmula B2B de su antaño enemiga Microsoft con el iPad Pro y las 12 pulgadas. Y Microsoft, encantada. Durante el evento de ayer, Kirk Keonigsbauer, responsable de Office 365, subió al escenario para mostrar algunos usos del Apple Pencil para su suite de Office.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor