Apple se plantea subir 100 dólares el precio del iPhone 6

EmpresasMovilidad
Apple

El incremento de precio se produciría en el modelo más grande del nuevo iPhone, con pantalla de 5,5 pulgadas, y serviría para compensar el aumento de costes.

¿Estrategia de marketing o necesidad económica? Por un motivo u otro, Apple puede subirse a la parra con el iPhone 6 en lo que a precio se refiere. Una información de Business Insider desvela que Apple quiere incrementar en 100 dólares el precio de la nueva generación del iPhone. Así, de los 699 dólares que cuesta el actual iPhone 5S, pasaría a 799 dólares, como el Galaxy S5.

El analista de Jefferies, Peter Misek, aseguró a la publicación: “Nuestras comprobaciones indican que Apple ha comenzado a negociar con los operadores un aumento de precio de 100 dólares en el iPhone 6. La respuesta inicial ha sido que no, pero parece que hay un reconocimiento de que no hay otro dispositivo que vaya a cambiar el juego este año“, tras la llegada al mercado la semana pasada del Galaxy S5 de Samsung. Este es el as que Apple se guarda en la manga.

Business Insider también avanza que Apple va a lanzar dos nuevos teléfonos, uno con una pantalla de 4,7 pulgadas y otro con una de 5,5 pulgadas. El modelo más grande sería el que sufriría este aumento de precio.

A priori, esto parece un movimiento extraño por parte de Apple. En un momento en que sus rivales están bajando los precios de sus smartphones, Apple quiere subirlos. Hay que tener en cuenta que el mercado de los teléfonos de gama alta como el iPhone está saturado. El crecimiento de los teléfonos inteligentes está precisamente en el extremo inferior del mercado.

Así las cosas, hay dos maneras de ver esta estrategia de precios desde el punto de vista de Apple. Por un lado, una presentación interna de la compañía el año pasado mostraba que los consumidores de todo el mundo quieren teléfonos más baratos con pantallas más grandes. Esto sugiere que necesita reducir el precio y aumentar el tamaño de la pantalla.

Pero en realidad, Apple cree que no es susceptible a la presión de los precios de los fabricantes de dispositivos Android. Por ejemplo, el iPad originalmente se iba a vender por 400 dólares, pero Apple pensó que la gente pagaría a gusto 100 dólares más, y tuvo razón. Apple podría estar pensando que 100 dólares no van a condicionar el éxito de un smartphone, especialmente de uno grande, y que ese dinero extra podría compensar el aumento de los costes de agrandar la pantalla.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor