Apple sale indemne de las demandas de Googlerola

Empresas

Los abogados de Apple han triunfado épicamente estos últimos días. No sólo han conseguido que Samsung tenga que pagarles un pastizal, sino que ahora también escapan de las demandas de Motorola sin despeinarse, al haber decidido el ITC que por su parte no creen que Apple haya infringido una patente de Motorola sobre Wi-Fi. Aunque eso sí, como suele pasar todavía no hay un veredicto final.

El caso es que aunque el ITC primero deliberó que sí se infringía la patente, este viernes una comisión revisó la decisión y decidió esta vez que no hay violación de patente. ¿Pueden cambiar tan drásticamente las cosas y que el mismo organismo diga exactamente lo opuesto tras unos meses? Pues parece ser que sí.

De todas maneras esto no quiere decir que Apple esté ya fuera de peligro, ya que el caso ha vuelto al juez inicial para que tome la decisión oportuna, pero al menos hasta el año que viene Apple no tendrá que preocuparse.

Pero lo más importante de todo esto es que, posiblemente éstas han sido las peores decisiones posibles para que termine la guerra de patentes. Lo ideal hubiera sido que Samsung no hubiera tenido que pagar tanto y que Apple hubiera tenido dado una cantidad mínima y simbólica a Googlerola sin que se prohibiera ningún producto, para que todo con suerte acabara aquí y no se recrudezca la batalla.

Desafortunadamente no ha sido así, y por un lado Apple va a seguir adelante con más fuerza contra HTC y posiblemente vuelva a la carga contra otros fabricantes Android. Aunque la enorme suma de la multa a Samsung al menos sí hará que haya menos demandas por parte de empresas más pequeñas a Apple.

Pero claro, por otro lado Googlerola va a encarnizar su ataque y enfatizar mucho más su arsenal de patentes instigado además por el resto de fabricantes Android, que pedirán que los defienda de Apple. Se convertirá en un monstruo que ya no se va a contentar con royalties, va a buscar la aniquilación total de Apple, y esperemos que luego no vaya a por otras.

¿Qué quiere esto decir? Pues que si ya se usaban las patentes para guardarse las espaldas y blindar tecnologías, a partir de ahora va a serlo mucho más, lo que supone retrasar la innovación y encarecer el coste de todos los nuevos productos para hacer frente no sólo a su desarrollo, sino a su defensa legal, que terminará siendo más importante que el propio producto.

Los grandes beneficiados de todo esto son los abogados de las grandes empresas y, posiblemente Microsoft, los grandes perjudicados, todos los usuarios. Consejo para todo aquel que empiece en la universidad, hazte abogado y especialízate en patentes, no te va a faltar trabajo… [FossPatents]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor