MarketingPublicidad

Apple y la publicidad móvil: historia de un fracaso

iad
2 8

La firma de Cupertino reducirá su implicación en su plataforma iAd seis años después de su lanzamiento al no haber conseguido sus objetivos.

Hace casi seis años, en abril del año 2010, Steve Jobs anunciaba la llegada de iAd, la plataforma de publicidad móvil de Apple, que prometía cambiarlo todo en ese universo. En un momento en el que Google con su AdMob era casi la única opción decente, Cupertino presumía de tener ya acuerdos con compañías para usar su nueva plataforma que sumaban ya los 60 millones de dólares. Si Google había encontrado en la publicidad su gallina de los huevos de oro, ¿por qué no iba a lograr Apple hacer lo mismo?

Seis años después, la lectura de lo que ha sido iAd es la de un fracaso que la propia compañía está a punto de admitir. Según publicaba Buzzfeed esta semana, Apple está en pleno proceso de cambio de estrategia en iAd, un cambio que significará básicamente que la firma reducirá su implicación en la plataforma casi al cero. En vez de ser intermediarios entre anunciantes y desarrolladores de apps o usuarios de la app News, lo dejarán todo en una especie de sistema de autoservicio en el que ambos partidos harán sus negocios directamente. Y por si alguien todavía duda de que Apple vaya a ser capaz de irse del todo, está la prueba definitiva: el servicio pasará a ser gratuito.

El cambio responde a los dos grandes errores que Apple cometió con iAd y que han hecho que la compañía directamente tire la toalla: querer llevarse un porcentaje demasiado elevado y establecer un control demasiado férreo sobre el proceso creativo y los anuncios que dejaba que se publicasen. Esta combinación, sumada a la existencia de una competencia más barata y laxa como la de Facebook y Google, ha hecho que en 2016 iAd esté lejos de lo que quería Steve Jobs, y sea un modelo casi marginal: Facebook tiene el 37,9% de cuota, Google un 9,5% y Apple solo el 5,1%, según datos de Emarketer.

El nuevo sistema, que se supone que verá la luz en los próximos días, significa también la desaparición del equipo de ventas que habían montado para gestionar y lograr clientes para iAd. ¿Quién más notará el cambio además de los desarrolladores de apps? Otro sector que hace unos meses que está más implicado con la compañía: el de los editores de medios de comunicación.

El gran problema de News: ¿cuánta gente lee las noticias?

Y es que los errores de Apple en cuanto a publicidad no se quedan en lo mencionado antes de precios demasiado elevados y demasiado control, sino que se les escapó otro detalle de una de sus apps que afectaría directamente al tema publicitario: los editores que deciden publicar en la app News no tienen datos exactos de audiencia. No saben cuánta gente lee sus publicaciones porque Apple tampoco parece tenerlo claro.

Publicar en News es gratuito para las compañías, pero saber los datos de audiencia sigue siendo necesario si quieren introducir publicidad en sus artículos, algo que pueden hacer solo a través de iAd. En un mundo, el de las publicaciones online, en el que las visitas y la audiencia son la principal moneda de cambio con la que cuentan los editores para negociar precios con los anunciantes, querer poner publicidad sin contar con este dato hace que las conversaciones sean mucho más complicadas.

En Apple son muy conscientes de este error, y el propio Eddy Cue, vicepresidente senior de Software y Servicios de Internet de Cupertino, admitía hace unos días que se les había pasado ese detalle al concentrarse en otros aspectos del producto. “Estamos en proceso de arreglarlo”, explicó, apuntando también a que estaban trabajando en el desarrollo de una plataforma de publicidad de autoservicio, algo que coincide con la información filtrada esta semana sobre iAd.

Aunque en la compañía no han confirmado nada sobre iAd, todo parece apuntar a que efectivamente Apple ha decidido retirarse de la batalla, al menos de momento. Al mantener la plataforma reduciendo al límite su implicación en ella esperan poder seguir atrayendo a anunciantes y a desarrolladores de apps o editores, ahorrándose también los gastos y quebraderos de cabeza dados hasta ahora por iAd. La retirada parece lógica: iAd nunca llegó a dar mucho dinero y Apple sabe cómo hacer millones por otras vías que se le dan mejor.