Apple y los mapas: ¿una batalla perdida?

Adquisiciones y FusionesEmpresasMovilidadWorkspace

Tras el fracaso de la app de Mapas de Apple la compañía parece no haber tirado la toalla. Los mapas van a ser un elemento clave en los dispositivos móviles y Apple no quiere perder el tren: ¿tiene todavía algo que hacer?

Qué ocurrió para que Apple lanzara una app de Mapas tan llena de fallos y errores es un misterio para el que probablemente nunca haya respuesta. Ahora, meses después del fiasco de iOS 6 Maps, meses después de que Tim Cook pidiera perdón y Scott Forstall abandonase la compañía, y días después de que, por fin, Google Maps llegase a la App Store, toca preguntarse si Apple todavía tiene algo que hacer en el mercado de los mapas o si en realidad debería simplemente tirar la toalla.

Los rumores dejan bastante claro que lo de rendirse no está entre los planes de Tim Cook. Primero se dijo que Apple habría mostrado su interés en Foursquare para utilizar toda la información que tiene de lugares y toda su base de usuarios en una compra que sería similar a la que Google hizo de Yelp. Pero esta semana llegó otro rumor de posible compra: Apple estaría en negociaciones ya muy avanzadas con Waze. Y aquí los mapas en sí son ya clave.

¿Se hará Apple con Waze? Por lo que se ha ido sabiendo, el sí y el no están separados por unos cuantos millones de dólares. Ahora es ya todo cuestión de quién gane el regateo: Waze pide 750 millones de dólares; Apple no estaría dispuesta a pagar más de 500 millones. El interés (y la necesidad) de Cupertino es palpable, algo que posiblemente estén utilizando en Waze para pedir más dinero.

¿Por qué no dejar los mapas?

Después de ver todo lo que está pasando es lógico preguntarse si Apple no habría hecho mejor en dejar las cosas como estaban hace menos de un año: continuar utilizando Google Maps como motor de su app de Mapas y tener contentos a los usuarios. ¿Por qué decidió acabar con la relación con Google Maps? ¿Por qué ese interés especial en los mapas? Muy sencillo: los mapas prometen ser un elemento clave en el ecosistema móvil.

En realidad esa promesa ya es una realidad. No hay más que recordar la ira con la que reaccionaron los usuarios al fiasco de iOS 6 Maps para ver que las apps de mapas y su buen funcionamiento son ya imprescindibles. Los usuarios ya no solo quieren un mapa: quieren direcciones, opciones de navegación, información sobre establecimientos…

Esto último, además, abre una puerta llena de potencial para la publicidad. Lo sabe Google, lo sabe Foursquare y lo sabe Waze, que hace unos meses introducía su peculiar forma de publicidad (si el usuario quiere ir a una gasolinera, no se le guía a la más cercana, sino a la más cercana que haya pagado).

La cuestión ahora es: ¿tiene Apple todavía algo que hacer? ¿puede la compra de Waze ser la salvación? Google Maps es sin duda mucho más completo, algo que ha ido consiguiendo a base de años y con su inversión en los coches que van recorriendo el mundo. Waze puede lograr que la app de mapas de Apple sea por lo menos decente. Pero con Google Maps en la App Store y el precedente de iOS 6 Maps, quizá los usuarios no quieran darle otra oportunidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor