Assange pide a Obama que cese la “caza de brujas” contra Wikileaks

Empresas

Asomado al balcón de la embajada londinense de Ecuador, Julian Assange apareció ayer para pedir al presidente de Estados Unidos de América, Barack Obama, que desista de la persecución a que se está sometiendo al fundador de Wikileaks. La conocida web que se dedicó a airear los secretos más vergonzantes de los gobiernos mundiales se encuentra desde hace ya tiempo en el punto de mira del gobierno sobre el que recaen todas las sospechas de estar más interesado que nadie en evitar que Julian Assange termine recibiendo asilo político en Ecuador, país cuyo presidente, Rafael Correa, le ha concedido un estatus de asilo diplomático que podría ser insuficiente para que el gobierno británico logre detenerle con la intención de extraditarle a Suecia.

En su “alocución dominical”, Assange, que tuvo que aparecer en el balcón de la embajada ecuatoriana puesto que las zonas comunes del edificio donde se encuentra la legación diplomática son territorio británico y podría ser detenido en las mismas, agradeció al pueblo ecuatoriano y a su presidente, Rafael Correa, la concesión del mencionado asilo diplomático.

A continuación pidió al persidente Obama que “haga lo correcto y cese la caza de brujas que ha emprendido contra Wikileaks”. También pidió la liberación del soldado Bradley Manning, a quien consideró “un ejemplo para todos y un héroe”. Agradeció su labor a todos los que están informando de esta cuestión y reiteró su agradecimiento a Ecuador por la concesión del estatus de “asilado diplomático”.

El problema es que dicho estatus no sería una solución definitiva ya que el país donde se encuentra la embajada, Reino Unido, debería conceder el permiso (mediante salvoconducto) para que el sujeto receptor de dicho estatus pueda abandonar el país, y no parecen muy por la labor dado que antes de que Assange se refugiase en la embajada ecuatoriana el gobierno de Londres estaba a punto de conceder la extradición del fundador de Wikileaks a Suecia, país donde se le acusa de agresión sexual a dos mujeres con las que Assange reconoce haber mantenido relaciones, pero consensuadas.

En un interesante giro de los acontecimientos se ha conocido que la defensa jurídica de Assange correrá de la mano del controvertido exjuez Baltasar Garzón, salsa en todos los platos, que entre otras cosas ya tuvo en su momento un duro pulso con el gobierno británico por cuestión parecida, cuando pretendía perseguir judicialmente al dictador chileno Augusto Pinochet aprovechando que pasó por Gran Bretaña para someterse a una operación. Entre otros muchos factores una importante diferencia es que Pinochet gozaba de inmunidad diplomática, algo de lo que a pesar del estatus de asilado diplomático no goza Assange.

La misión de Garzón ahora es defender a Assange tratando de que se desarrolle la mayor presión diplomática posible para que no termine detenido en Reino Unido ni extraditado a Suecia. Por el momento Argentina, Colombia y Venezuela apoyan a Ecuador en su defensa de Assange. Por otro lado también se está tratando de llegar a un acuerdo con Suecia para que en lugar de solicitar su extradición se le pueda interrogar por parte de una comisión rogatoria en el mismo Londres.

Mientras UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) y la OEA (Organización de Estados Americanos) mantienen diversas reuniones a fin de acordar una postura común sobre el contencioso, que involucra también a la ONU y a los países en liza: Suecia como reclamante por los cargos de agresión sexual, Reino Unido como territorio en el que se encuentra, Ecuador como nación que de momento le refugia, Australia como país natal de Assange y de fondo Estados Unidos de América, principal acreedor del daño causado por las filtraciones de Wikileaks, muy interesado en reclamar a Assange para juzgarle por cargos relacionados con la revelación de secretos de Estado que podrían acarrear penas privativas de libertad como la cadena perpetua e incluso la pena de muerte.

Recordemos que el soldado Bradley Manning, relacionado con la filtración de documentos sensibles para el Gobierno USA a través de Wikileaks, permanece desde hace más de 800 días detenido e incomunicado.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor