Aston Martin Aspire, la vergüenza hecha smartphone

Empresas

Todos sabemos que las “grandes marcas” de lujo se aprovechan de las personas, tanto de las que fabrican sus productos, por salarios ínfimos a costa de su trabajo y sufrimiento, como de los incautos e ignorantes que aceptan con orgullo desorbitados precios totalmente injustificados. Lo curioso es como a veces hacen productos realmente malos, tanto que parece a propósito para demostrar que sus clientes son zombies lobotomizados sin ningún criterio. Esto es lo único que podría explicar la existencia del smartphone Aston Martin Aspire.

Que salga un smartphone hoy en día con un procesador de un sólo núcleo de 800MHz, una pantalla de 3,2″ HVGA, Android 2.3.5, 256MB de RAM y 512MB de memoria interna, es sencillamente inaudito.

Que encima tenga un espesor de 12,7 mm hace que ni siquiera la búsqueda de un smartphone ultrafino sea su salvación, que además para hacerlo aún más horripilante lo adorna con un toque cani al que sólo le faltan luces tuning, politonos tecnorrumberos y una funda con tela de chándal.

Pero lo peor es que por el simple hecho de ser Aston Martin tengan la enorme cara dura de ponerle un precio de 1.290 dólares en sus versiones negra, blanca o plateada, para llegar incluso a los 1.590 por su versiones de oro de 24K.

Obsoleto, vergonzoso, caro, hortera… vamos, que si James Bond te ve con algo como esto seguro que usa su licencia para matar e incluso disfrutará de haber acabado contigo. [PocketNow]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor