EmpresasSeguridad

El ataque a Sony Pictures podría ser el primero de una larga serie

Sony
1 17

El FBI pide a las grandes compañias de EEUU que se mantengan alerta a causa de un malware extremadamente agresivo, que ya ha atacado a la división de Sony.

Ayer tuvimos conocimiento de que un grupo de crackers denominado Guardian of Peace se introdujo en el sistema informático de Sony Pictures y robó 11 TB de datos, incluidas varias peliculas que fueron filtradas posteriormente. Pero este ataque puede no ser un hecho puntual, sino el inicio de una serie de ataques muy destructivos a empresas de EEUU.

Así lo cree el FBI, que ha alertado a las compañías estadounidenses de que varios grupos de hackers podrían utilizar un software malicioso para lanzar este tipo de ataques. La primera víctima ha sido la división cinematográfica de Sony, pero podría no ser la última.

En un informe confidencial de cinco páginas enviado a las empresas ayer por la noche y al que tuvo acceso Reuters, el FBI proporciona detalles técnicos sobre el malware, pero no menciona a la víctima por su nombre corporativo.

Según el informe, el malware es particularmente violento. Realiza una sobrescritura de datos en discos duros para que sean poco más que ladrillos a la vez que ejecuta el cierre de las redes.

Los sitios web de Sony Pictures y un número indeterminado de cuentas de Twitter quedaron inactivos temporalmente durante la semana pasada. Al mismo tiempo, los empleados de la compañía de entretenimiento de Sony recibieron un mensaje de los Guardianes de la Paz que hacía ciertas exigencias a la compañía, bajo la amenaza de liberar “secretos” si no se cumplían las exigencias.

Aunque no se sabe quien o quiénes son los Guardianes de la Paz, hay teorías que apuntan al Gobierno de Corea del Norte, que estaría actuando en represalia por el lanzamiento de The Interview, una película sobre el líder norcoreano Kim Jong-un.

Periodista y profesor, ha ejercido como redactor y editor en medios de información política y cultural. Desde 2012 trabaja en el campo de las nuevas tecnologías. Actualmente es redactor de Itespresso.

Sígame