Atos Origin centraliza en España su gestión de externalización

Empresas

El concepto de negocio de software “global sourcing” tiene como objeto encontrar la mejor solución para las grandes corporaciones europeas.

La multinacional francesa Atos Origin ha decidido potenciar sus sedes en España como centros de gestión de servicios informáticos externalizados por clientes europeos, en especial de Gran Bretaña, Francia y Holanda, según ha informado la directora de la filial española, Àngels Martín.

El grupo, con sedes en 50 países, ha decidido apostar por un concepto de negocio de software que busca la mejor solución para el cliente en centros de cualquier parte del mundo, una técnica conocida como “global sourcing”.

Esta metodología distingue entre centros situados en el propio país del cliente, “on site”, en una zona de influencia, “near-shore” y áreas lejanas “off-shore”. De este modo, Atos Origin ha decidido impulsar sus sedes en España como centros “near-shore” para Europa, pensando especialmente en clientes británicos, franceses y holandeses.

Desde hace un año, funciona en España una “factoría de software” de Atos Origin que se encarga de esta gestión de soluciones informáticas a distancia, distribuida en diversos centros por todo el estado pero con la sede decisoria en Barcelona.

En este sentido, la directora para España de Atos Origin ha puesto de manifiesto que la factoría presta diferentes servicios según el grado de externalización informática que tenga una empresa. Los servicios van desde “la conexión de los equipos del cliente desde nuestros centros hasta el mantenimiento de aplicaciones”.

Este tipo de gestión remota de la informática desde “factorías de software” está pensada para grandes corporaciones, dado que “han de adaptar su metodología de trabajo al modelo de gestión remota”, lo que resulta complicado para pequeñas y medianas empresas. Los beneficios, entendidos como una reducción del coste de mantenimiento de las aplicaciones informáticas, se aprecian además “a medio o largo plazo”, según Martín.

En el caso de la factoría española, la mayoría de sus clientes pertenecen al sector de la banca o de la industria. El grupo Atos Origin ha escogido las sedes de España para convertirlos en centros de gestión de referencia para clientes europeos por “los valores de proximidad física, cultural y horaria” y, en especial, “porque los costes son muy competitivos respecto a otros países europeos”, concluye Martín.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor