Aunque no lo parezca, Influx es un reloj

Empresas
0 0

La categoría “reloj modernen” tiene que empezar a tener un límite.

Porque los hemos visto binarios, con barras que indican la hora y los minutos en píxels de altura y color diferente, la hora en klingon o hasta la “hora Internet” de Swatch que eliminaba las distintas zonas horarias mundiales.

Algunos relojes sirven más como adorno o pasatiempo que realmente para saber la hora en que vives. Otros directamente te proporcionan la sensación de ser Jeff Bridges en “Tron” siguiendo las evoluciones de las motos de luz en los juegos de rejilla. ¿Deseas saber más?

Rojo, amarillo y verde son luces que no solo encuentras en los semáforos.

Este reloj Influx utiliza LEDs de esos colores para proporcionarte un interesante quebradero de cabeza cada vez que quieras comprobar cómo de tarde llegas a tus citas. Lo peor es que al estar construido en aleación de zinc el día que te cabrées no vas a conseguir gran cosa al quitártelo y arrojarlo por ahí, salvo tal vez romperle la crisma a alguien.

Cada color se identifica con uno de los guarismos horarios, pero a estas horas de la noche me considero incapaz de desentrañar el complicado sistema de representación que enlaza 12 números con una serie de lucecicas de colores. Probablemente sea una estrategia para hacer amigos, cuando una guapa moza se te acerque y te pregunte “¿qué hora es?” le enseñas el reloj y le dices “pues no tengo la más remota idea, a ver si me ayudas a resolver el misterio”. ─Antonio Rentero [Chinavasion]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor