La batalla de Charlottesville se traslada a Internet

CiberpoderRegulación

Plataformas como Twitter, GoDaddy y Airbnb son escenario de reacciones contra los grupos de extrema derecha que protagonizaron disturbios en Charlottesville el fin de semana.

El pasado sábado, numerosos defensores de la supremacía blanca y neonazis de todo Estados Unidos se desplazaron a la ciudad de Charlottesville (Virginia) para protestar contra la retirada de una estatua del general Robert E. Lee, héroe del bando confederado durante la Guerra de Secesión. Las manifestaciones y contramanifestaciones se saldaron con un muerto y 19 heridos.

Las reacciones a los actos de violencia en Charlottesville han sacudido todo EEUU. Y han encontrado especial eco en Internet, donde plataformas tan dispares como Twitter, GoDaddy y Airbnb se han convertido en escenario de las reacciones antisupremacistas. Una batalla a la que también se han sumado hacktivistas.

Empezando por Airbnb, la plataforma de alojamiento colaborativo fue la primera en mostrar su oposición a las protestas de Charlottesville. El pasado jueves, comenzó a cancelar reservas de miembros del Ku Klux Klan, grupos supremascistas y neonazis que planeaban instalarse en la ciudad durante el fin de semana. Algunas cuentas de anfitriones y huéspedes también han sido canceladas.

En Twitter, numerosos tuiteros se han movilizado para identificar a los participantes en los disturbios del fin de semana. Desde la madrugada del domingo, la cuenta @YesYoureRacist ha pedido a sus 240.000 seguidores que envíen los nombres y perfiles de redes sociales de cualquier persona que reconocieran en las protestas. El sitio ha identificado al menos nueve manifestantes hasta ahora, uno de los cuales ha sido despedido de su trabajo, según CNET.

La empresa de alojamiento web y dominios de Internet GoDaddy también ha tomado medidas contra los defensores de la supremacía blanca. GoDaddy ha comunicado a una de sus webs de referencia, The Daily Stormer, que deberá buscar un nuevo proveedor de dominio. En un tuit, la compañía explicó: “Informamos al Daily Stormer de que tienen 24 horas para mover el dominio a otro proveedor, ya que han violado nuestros términos de servicio”.

Precisamente este altavoz de la alt-right ha sido hackeado por un grupo de ciberactivistas. Aunque la toma de control del sitio de The Daily Stormer se atribuyó inicialmente a Anonymous, el colectivo ha negado que sus miembros hayan estado impliccados en la acción.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor