EmpresasWorkspace

Blackphone, artífice de la primera tienda de apps centrada en la privacidad

blackphone-5
4 2

Los responsables verificarán y validarán cada aplicación para asegurarse de que cumple con lo que promete.

No son buenos tiempos para la privacidad. Las filtraciones de Edward Snowden, la colaboración de algunas empresas tecnológicas con el gobierno, los problemas de Snapchat, WhatsApp o Sony ponen muestran los peligros a los que están expuestos los usuarios de Internet y de dispositivos móviles.

Con todo esto sobre la mesa, Blackphone, la empresa creadora del primer smartphone del mundo centrado en la seguridad, ha dado un paso adelante y ha decidido crear una app store de títulos centrados en la privacidad.

El almacén estará listo en enero y como garantía sus creadores afirman que validarán todos los títulos, asegurándose de que hacen lo que prometen. También estarán atentos a los permisos que piden las apps y a las observaciones de los usuarios con respecto a ellos.

Además de servir como un lugar de confianza para los usuarios B2C, este espacio también será una tienda de referencia para aquellas empresas y usuarios corporativos que quieran obtener herramientas confiables para su información sensible. Desde Blackphone, también esperan que una tienda como esta ayude a fomentar la innovación en el mundo del software móvil.

“No tenemos la intención de copiar una tienda de aplicaciones del mercado de masas. No haremos juegos o tendremos nuestras propias versiones de apps de redes sociales”, explica el CEO de Blackphone, Toby Weir-Jones, a The Guardian. “Estamos mucho más interesados en un mercado privado con aplicaciones de calidad que estén alineadas con nuestro enfoque de seguridad y privacidad”.

Redactor jefe de ITespresso.es. Comunicador audiovisual y periodista digital desde hace más de una década y tecnológico desde hace casi 7 años. Dentro de las TIC, interesado por la movilidad, las startups, los emprendedores y las apps. Fuera de ellas, aficionado al cine, la fotografía, los cómics, los viajes y los monólogos.

Sígame