Blue Apron prepara su salida a bolsa

EmpresasStartups

Esta startup que entrega a domicilio packs con todos los ingredientes para preparar recetas ha presentado los papeles para su Oferta Pública de Venta y ha anunciado sus intenciones de cotizar en el mercado de valores de Nueva York.

Muchas startups continúan cerrando rondas de financiación con el objetivo de mantenerse privadas el mayor tiempo posible, pero otras deciden hacerse públicas y comenzar a cotizar en bolsa. En el último grupo acaba de entrar la empresa de comida a domicilio Blue Apron. La compañía americana ha presentado ante la SEC (Securities and Exchange Commission) los documentos correspondientes para su OPV.

La startup, que de momento opera solo en EE.UU pero tiene planes para expandirse internacionalmente, cotizará en la Bolsa de Nueva York con el ticker APRN, según informa The Wall Street Journal.

Blue Apron es una startup dirigida hacia todos esos cocinillas que quieren ser (o más bien sentirse como) pequeños chefs, pero sin mancharse demasiado las manos. La empresa incluye en cajas los ingredientes y las recetas para preparar algunos platos determinados, con entregas que se realizan una vez a la semana y cobrando a 10 dólares la comida. Posteriormente también han comenzado a enviar vino y algunos útiles de cocina.

Los documentos que ha presentado Blue Apron no dan demasiados clarificadores. No hay muchos detalles sobre cómo se llevará a cabo la operación al margen de que un 5% de sus acciones de Clase A se van a reservar “a las personas designadas por nosotros”. Los propietarios de las de Clase B, incluyendo al CEO y cofundador Matthew Salzberg mantendrán el control sobre la base del poder de voto. Las de clase A serán vendidas al público y supondrán un voto cada una, mientras las de clase B valdrían 10 votos. También habrá unas de clase C que no darán derecho a voto.

Lo que sí se puede extraer de los papeles son algunas cifras económicas de la startup. El pasado trimestre que finalizó el 31 de marzo facturaron 244,8 millones de dólares, aunque sus elevados gastos le llevaron a tener 52 millones de dólares de pérdidas.

La última ronda que cerró la empresa fue en 2015, cuando levantaron 135 millones de dólares y su valoración aumentó hasta los 2.000 millones, pasando a formar parte del club de los unicornios.

La propuesta de valor de esta compañía que surgió hace cinco años incluye el cubrir todos los escalafones de la cadena de suministro para que los usuarios aficionados a la cocina cuenten con todos los ingredientes necesarios para elaborar sus platos. Por otro lado, con el fin de conseguir los productos más frescos, tienen una relación directa y sin intermediarios con los pequeños agricultores y ganaderos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor