Boatsetter y Boatbound conforman un megaservicio de alquiler de barcos P2P

Empresas

Boatsetter, que acaba de adquirir Booatbound, es un marketplace que reúne a dueños de barcos de recreo, capitanes y arrendatarios.

La economia colaborativa, tan presente entre aquellos que buscan un uso ocasional de coche o casa, también es una opción para elementos de lujo como barcos de recreo. Un segmento en el que destacaba la startup estadounidense Boatsetter, que alquila barcos privados por un día, y que ahora ha adquirido su competidora Boatbound, pionera en el sector.

Según TechCrunch, de la unión de las dos empresas surgirá el servicio de alquiler de barcos P2P más grande de Estados Unidos y posiblemente del mundo. Boatsetter incorporará a personal seleccionado de Boatbound, además de tecnología de logística y su inventario de buques para el alquiler.

Ubicada en Florida, Boatsetter es un marketplace que reúne a dueños de barcos, compañías de alquiler, capitanes y arrendatarios. Los usuarios pueden escoger entre los barcos más cercanos a su ubicación, alquilar uno con capitán o escoger un capitán separado, y salir al mar, todo a un precio asumible. Dado que los propietarios privados tratan de recuperar algunos de los gastos que supone mantener un barco, Boatsetter resulta más barato que una empresa de alquiler tradicional.

Boatsetter tiene 5.000 barcos disponibles y está preparada para llegar a más de 10.000 alquileres este año con la nueva adquisición. Eso se debe a que Boatsetter sólo se ha concentrado en Florida, mientras que Boatbound trabaja con barcos en todo EEUU. El modelo de negocio de Boatsetter se basa en cobrar un 28% del alquiler al propietario, el 10% de los honorarios del capitán y añadir una tarifa de reserva del 7,5% al usuario. Teniendo en cuenta que Boatsetter no posee barcos ni se encarga del mantenimiento, parece un negocio redondo.

De cara a su expansión, la startup, que emplea a 27 personas, se ha asociado con la nueva plataforma de experiencias de Airbnb para incluir en estos paquetes actividades naúticas como aprender a navegar en la bahía de San Francisco, tomar lecciones de un surfero profesional en Miami o hacer una paella a bordo en Barcelona.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor