BYOD, ¿un derecho o un privilegio?

CortafuegosEmpresasSeguridad

Uno de cada tres empleados ha violado, o estaría dispuesto a contravenir, las políticas empresariales que le impidieran utilizar sus smartphones en el trabajo.

BYOD,  Bring Your Own Device, es un fenómeno que no es nuevo pero que en los últimos meses no hace más que acumular titulares. Los empleados hemos optado por llevar nuestros dispositivos móviles, sobre todo nuestros smartphones, al trabajo y no sólo pretendemos hacer uso de las redes empresariales para navegar más rápido que si se utilizara la 3G, sino que además queremos acceder a los recursos y aplicaciones de la empresa. Esta situación no sólo está generando quebraderos de cabeza a los administradores de TI, que tienen que tratar con multitud de dispositivos, de diferentes fabricantes y con distintas versiones de sistemas operativos varios, sino que está izando banderas de alarma ante los riesgos de seguridad que conlleva.

Fortinet ha sido la última de muchas empresas que ha realizado un estudio de esta tendencia. No en vano es una empresa de seguridad y alguna propuesta tiene para dar solución al problema, una propuesta que, al estar basada en web, es ajena a plataformas y dispositivos. Su estudio, basado en una encuesta  a más de 3.800 trabajadores de entre 20 y 29 años de 15 países diferentes, pretende conocer las expectativas de esta generación respecto al BYOD, su impacto en el entorno laboral y su actitud ante la seguridad de las TI, tanto a nivel personal como corporativo.

Los jóvenes no se ponen de acuerdo en si el BYOD es un derecho (55%) o un privilegio (45%), aunque un 74% utilizan sus smarthones en el trabajo (el 81% en España).

Más preocupante es saber que uno de cada tres usuarios ha infringido o estaría dispuesto a contravenir la política de seguridad de una empresa que les impidiera utilizar sus dispositivos personales por motivos de trabajo. Y eso a pesar de que la mayoría son conscientes de los riesgos que el BYOD conlleva para la organización. En este sentido un 42% cree que la pérdida de datos y la exposición ante amenazas peligrosas son los principales riesgos. En India, el país con mayor porcentaje de trabajadores jóvenes, el 66% admitió haber contravenido las políticas que prohíben utilizar dispositivos personales en el trabajo.

También destacable es el hecho de que a pesar de que reconocen que sus dispositivos pueden poner en riesgo a la empresa, un 66% considera los responsables últimos de la seguridad de sus dispositivos son ellos, aunque sea para su uso en el trabajo. En el caso de España el porcentaje se eleva al 74%.

Al final los riesgos de seguridad asociados el BYOD son menores que las posibles ventajas, al menos es lo que opinan  el 43% de los españoles encuestados. A este respecto, poder acceder a aplicaciones personales en todo momento o la posibilidad de mejorara la efectividad en el trabajo son las principales ventajas que identifican los usuarios a la hora de apostar por el BYOD.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor